PORTELL s. XIX (1832-1837)                                                                            www.portell.tk


 

ANY

REFERÈNCIA BIBLIOGRÀFICA

 

1832

Setembre, 1. Morella. Informe sobre Morella fet per un militar. El trobem en la web d'Aula Militar "Bermúdez de Castro": aulamilitar.com

<<Villa de unos 800 vecinos situada en la ladera de un monte, en cuya cima se halla el castillo, tiene por término una extensión territorial de unas 20 leguas cuadradas cubierta de bosque de todas clases y lena toda de montes, cuya elevación y sinuosidades hacen difícil el tránsito de carruajes por cualquier parte que se haga, e incómodo y expuesto el de las caballerías. Riega el término indicado el río Bergante (riu Bergantes), vulgarmente llamado de Morella, o más bien lo atraviesa, pues la escasez de sus aguas, el estrecho y hondo auce por donde corre, y la poca afición de los habitantes a las huertas, hacen que apenas sirva para el riego y sí sólo para dar agua a siete molinos y dos batanes.

Alrededor de dicho término, se hallan los pueblos de Villabona (Vallibona), Castell de Cabres, Torre de Arques, Herbes, Chiva, Surita (Sorita), Ortells, Forsall (Forcall), Chintores (Cinctorres), Castellfort, Ares, Catí y Cherts [No cita Portell, Olocau, la Mata, la Todolella, Villores, Palanques ni Vilafranca].  Su posición confinando con Aragón, Cataluña y Valencia hace que el Castillo y Villa de Morella en estado de defensa, sea un punto interesante para la guerra de cualquiera de las provincias indicadas. [...]

El carácter de los habitantes es generalmente honrado [...] pues generalente son dulces y tímidos, enteramente entregado el pueblo a su trabajo [...] rico cuando las manufacturas de lana y estambre [...] pero perece en la miseria [...] la agricultura se halla descuidada. [...] cogen una arada  y están cavando todo el día por un pedazo de pan [...] los ricos propietarios, entre los que hay algunos que solos podrían mantener el pueblo con utilidad suya, abandonaron el pueblo por las circunstancias y redujeron sus gastos en él al mínimo, de manera que los infelices habitantes se vieron reducidos a la mayor miseria, y obligados a expatriarse para buscar medios con que poder subsistir; así que no debe extrañarse haber tomado alguno de ellos partido con los facciosos [...] Otra prueba del carácter dócil y honrado de los habitantes es que, viviendo en un país sumamente quebrado y lleno de bosques, que la naturaleza parece indica debían ser asilo de los malhechores, apenas se encuentra un ladrón y se cometen muchos menos excesos que en otro cualquiera.

Los alimentos del país son, en general, muy sanos; el agua buena, el clima frío, pues sucede con frecuncia nevar en el mes de Agosto, y hay persona que ha visto suceder lo mismo todos los meses del año; apenas se siente el calor y sus habitantes no concen el uso de los baños. [...]>>

[DE AGUIRRE, Tomás Maria: Informe sobre Morella realizado por el Teniente de Ingenieros Francisco Aparici en 1832. Aula Militar Bermúdez de Castro. Castellón.]  aulamilitar.com


1832

En un altre diccionari, anomenat "Diccionario Geográfico Universal (por una sociedad de literatos)", en l'entrada Portell diu, més o menys, el mateix:

<<PORTELL. V. R. [Villa Real] de Esp. [España], prov. y á 24 leg. [leguas] de Valencia, part. y á 3 de Morella, obisp. de Tortosa. A. O. Pobl. 680 hab. Tiene hospital y escuela de primeras letras; es aneja de su parroquia la de la Puebla de los Arboles [l'Albareda!!]. Sit. en los confines del reino de Aragon por el N. de Valencia, en terreno montuoso y áspero cercado de profundos barrancos y espesos bosques. Hay muchas fuentes de cuyo sobrante se riegan las huertas, y todo el término se estiende á 1 1/2 leg. de largo y á 3 de ancho. Prod. trigo, patatas, bellotas, algun vino, y seda, y cria algun ganado. Industria: telares de lana. Esta villa fué engrandecida por los Moros á quienes la conquistó el rey D. Jaime I; mandóla cercar de altos muros, con 4 puertas y un fuerte castillo: hizo donacion de ella á los Templarios y después de la estincion de esta órden pasó á la jurisdiccion de Morella con el título de aldea, de la que fué separada por D. Carlos II que la hizo villa real. Hace por armas un fuerte castillo con 3 torres en el escudo.>>

[DICCIONARIO GEOGRÁFICO UNIVERSAL, por una sociedad de literatos. Volum. VII, p. 635. Imp. José Torner. Regomí, 9. Barcelona. 1832.] books.google.es


Al volum VIII, ja de 1833, trobem una altra entrada interessant, la del nostre riu:

<<SELLUMBRE, rambla de Esp., prov. de Valencia, part. de Morella. Principia en el término de la Iglesuela, primer lugar de la provincia de Aragón; su cauce es de enorme profundidad en las inmediaciones de Portell, sigue así estrechada entre montes, hasta que al S. de Sinch-torres logra algun ensanche, luego vuelve á correr por gargantas, formando curvas al E. de este lugar, y continua después hácia el N. hasta la citada confluencia de los rios en el Forcall, juntándose después con el rio Camaron tributario del Ebro.>>

[DICCIONARIO GEOGRÁFICO UNIVERSAL, por una sociedad de literatos. Volum. VIII, p. 837. Imp. José Torner. Regomí, 9. Barcelona. 1833.] books.google.es


1832

El mateix any, un altre diccionari, fa un extracte molt resumit de l'anterior i diu això:

<<PORTELL, lug. de Esp., prov., y á 24 leg. de Valencia, con telares de lana. Pob. 680 hab.>>

[MALTE-BRUN, Conrad. NUEVO DICCIONARIO GEOGRÁFICO MANUAL. Tomo II, p. 371. Imp. de los hijos de Doña Catalina Piñuela. Amor de Dios, 14. Madrid. 1832 . books.google.com]


En canvi, en un altre volum de la mateixa enciclopèdia, trobem unes xifres diferents, perquè diu que tenim 991 habitants "de hecho" (996 "de derecho"). Per què no coincideixen? [REVISAR] El llibre, consultat per internet, ens dóna una visió parcial. Us transcribim el que hem pogut llegir:

AYUNTAMIENTOS

PARTIDO JUDICIAL DE

POBLACIÓN DE HECHO POBLACIÓN DE DERECHO
    Varones Hembras Total Varones Hembras Total
Ortells Morella 343 383 726 363 389 752
Palanques Morella 179 213 392- 208 212 420
Portell Morella 490 501 991 485 511 996
Puebla de Benifasar Morella 328 312 640 337 322 659

I també, en el mateix volum, a la pàgina 536, parla de la nostra geografia, això sí, basant-se clarament en els textos de Madoz, que quasi copia literalment:

"En Vallibona, Morella y Hervés presentan los montes enormes moles, abundando en ellos carrascas, pinos y robles. En el Forcall descuella la Muela de Miró entre los ríos Caldes y Bergantes, la cual se distingue por su elevación y por estar sembrada de precipicios. En el término de Castellfort se ve la Roca parda, cuyo monte es calizo. Desde Cinc-torres a Catí media un espacio de siete horas sembrado de de ásperos montes y barrancos, cubiertos frecuentemente de tempestuosas nubes que proceden de los más elevados cerros de aquella comarca, conocidos con los nombres de Turmell y Nevera".

[MALTE-BRUN, Conrad. NUEVO DICCIONARIO GEOGRÁFICO MANUAL. Tomo IV, p. 542. Imp. de los hijos de Doña Catalina Piñuela. Amor de Dios, 14. Madrid. 1832 . books.google.es]


1833

Comença el conflictiu regnat d'Isabel II d'Espanya, filla de l'anterior rei, Ferran VII, i de la seva quarta esposa, Maria Cristina de Borbó-Dues Sicílies. Acostumats a la llei sàlica, aquest país sembla que no va pair gens bé que manés una dona.

<<Isabel II d'Espanya o de Borbó, coneguda com "La dels tristos destins" (Madrid, Espanya 10 d'octubre de 1830 - París, França 9 d'abril de 1904) fou la princesa d'Astúries (1830-1833) i reina d'Espanya (1833-1868).

Isabel esdevingué reina d'Espanya el 29 de setembre de 1833, a la mort del seu pare Ferran VII, quan ella encara no tenia ni tres anys. El seu naixement i ascens al tron va provocar un llarg conflicte, de fet una guerra civil, entre els partidaris d'Isabel II i els del seu oncle, Carles Maria Isidre de Borbó, hereu de la corona fins que Ferran VII va revocar la Llei Sàlica mitjançant una Pragmàtica Sanció, no acceptà el testament del seu germà ni que Isabel II fos jurada princesa d'Astúries i, després, proclamada reina d'Espanya. Durant aquest convuls període i fins a l'any 1840 es féu càrrec de la regència la mare d'Isabel, la reina Maria Cristina de Borbó.

Aquesta primera regència va estar marcada per l'esclat de la Primera Guerra Carlina (1833-1840). Maria Cristina va veure's obligada a buscar aliances amb els liberals per defensar a la seva filla i la seva mateixa posició com a regent enfront dels carlins, malgrat que no era partidària de les idees liberals. No obstant això, la guerra civil fou inevitable i, tanmateix, no suposà un greu perill per l'estabilitat del país. Els carlins tenien el seu gruix de reclutaments a les zones rurals, molts reclutes eren pagesos, però no tenien mitjans, ni tenien una gran organització ni comandament militars, de fet, gran part de l'exèrcit va posar-se al costat del govern. Després de produir-se alçaments per tot el país, les revoltes es van focalitzar a les províncies dl nord, on l'exèrcit va poder dominar la situació amb més facilitat.

La guerra acabà el 1839, però el 1840 Maria Cristina va ser substituïda. L'ús de l'antiga reina com a regent havia servit com símbol en contra dels sublevats partidaris de Carles de Borbó. En aquell moment, Isabel II encara tenia deu anys, fet que feia necessari continuar la regència. El nou regent fou el general Baldomero Espartero, que havia lluitat a la guerra i n'havia sortit victoriòs. Era de tendència progressista, tanmateix, ben aviat va tenir problemes amb els mateixos progressistes a causa de la seva voluntat de dur el govern per si mateix, quan aquesta comesa era responsabilitat del primer ministre. Va procurar nomenar ministres febles, sense personalitat, i també incorporà al govern homes d'extracció militar. Tingué problemes també en el camp econòmic, com a progressista era partidari del lliurecanvisme i abaixà els aranzels que protegien els productes espanyols, això provocà l'enfonsament de la indústria drapera catalana i les noves fàbriques que havien aparegut a Màlaga, amb el conseqüent tancament de fàbriques i acomiadament de personal. Les protestes foren sonades, especialment a Barcelona, on esclatà una revolta amb un clar caràcter social el 1842, en la qual els obrers van secundar els interessos dels seus patrons, tot i que cadascú defensava els seus props interessos. Espartero féu bombardejar la ciutat des del Castell de Montjuïc, i ben aviat acabarà rendint-se. Després, però, es revoltaren altres ciutats com Reus, València o Sevilla. Enmig d'un enorme caos, el 1843 Espartero va emigrar a Anglaterra. La coalició moderada i progressista que havia liderat les noves revoltes va decidir no allargar la regència i proclamar major d'edat a la reina Isabel II, que llavors tenia tretze anys.

Isabel II va regnar durant un període de transició a Espanya en el qual la monarquia va cedir més poder polític al parlament. També, durant aquest, moltes de les colònies espanyoles que quedaven a Llatinoamèrica van obtenir la seva independència. La Reina interferia amb freqüència a la política de la nació, el que la va fer impopular entre els polítics. [...]

Amb la mort del general Ramón María de Narváez (nomenat president del govern a l'arribar Isabel II a la majoria d'edt,en 1844), la situació va tornar-se inestable. Isabel II va donar el govern a Luis González Bravo, un home d'extracció civil. Amb el general Prim al capdavant, va tenir en contra tot l'estament a causa dels repartiments en els ascensos militars. A més, la mateixa tensió del país amb la presència de la crítica de la premsa i de la població feren augmentar els ànims revolucionaris. Els militars van formalitzar el preludi de la revolució en l'anomenat Pacte d'Oostende. La Revolució del 1868, coneguda com "La Gloriosa", va tenir el seu inici amb el pronunciament militar que féu l'esquadra naval a Cadis. [...] El nou govern provisional va proclamar el 30 de setembre la caiguda de la monarquia.

Isabel es va exiliar a França i allà va abdicar a favor del seu fill Alfons XII el 25 de juny de 1870. Amb el suport de diversos grups en el govern, Amadeu de Savoia, membre de la família reial italiana, va ser triat el se successor com el rei Amadeu I d'Espanya.>>

En política exterior es va emprendre l'anomenada Guerra d'Àfrica, amb l'ocupació de Tetuan i Larache, i l'annexió de territoris com Sidi Ifni i el Sàhara. Es va rebre el reconeixement de la possessió de Guinea Ecuatorial. Es va fer una expedició amb la conquesta de Saigon (encara que no reconeguda pels prancesos, que també hi van participar), i es van mantenir les colònies de Cuba, Filipines, etc.

Abans d'Amadeu I, va haver un regent que va ser Francisco Serrano Domínguez, que va ser nomenat president del govern provisional (1868-1869) i, vacant la prefectura de l'Estat, va recaure sobre ell com a president del poder executiu (1869-1870). Tres anys més tard, en 1873, arribaria la Primera República.

[ca.wikipedia.org]


1833 - 1840 Primera Guerra Carlina (del 2 d'octubre de 1833 al 6 de juliol de 1840). Com llegim en la Viquipèdia:

<<La primera guerra carlina o guerra dels set anys fou el conflicte civil que va esclatar a Espanya en morir el rei Ferran VII i a causa de la seva succesió, ja que els absolutistes no acceptaven Isabel II d'Espanya, declarada hereva en virtud de la Pragmàtica Sanció de 1830. El govern d'Álvarez Mendizábal va recórrer a la desamortització dels bens religiosos per obtenir recursos econòmics. La rebel·lió va esclatar el 1833 i va afectar principalment al País Basc, Navarra i Catalunya. Al País Basc va estar dirigida per Tomás de Zumalacárregui i a Catalunya per Ramon Cabrera i Grinyó. La rebel·lió va esclatar després de la convocatòria de les Corts el 20 de juny de 1833 quan el pretendent don Carles, refugiat a Portugal es va negar a jurar lleialtat a la seva cunyada Maria Cristina de Borbó... A Catalunya, la rebel·lió de Josep Galceran a Prats de Lluçanès el 5 d'octubre va ser sufocada pel capità general Llauder. A Morella es va proclamar rei a Carles V el 13 de novembre, tot i que va ser ocupada per forces liberals el 10 de desembre... Entre la mort de Zumalacárregui i l'expedició reial del maig de 1837, la guerra es va caracteritzar per un equilibri de forces al país basco-navarrès i per l'augment del domini territorial carlí a Catalunya i el Maestrat... En el front d'Aragó i el Maestrat, l'execució del líder carlista Manuel Carnicer va ocasionar l'assumpció del comandament d'aquest front per Ramon Cabrera. A la primavera de 1836, aquest ja comandava 6.000 homes i 250 cavalls que operaven a l'entor de Cantavieja... La guerra a Aragó i València va arribar a la màxima intensitat per la iniciativa de Ramon Cabrera, que va consolidar les seves conquestes amb la presa de Morella el gener de 1838, que va passar a ser la capital del seu reducte del Maestrat... A l'est peninsular, els carlistes catalans i del Maestrat no van acceptar l'acord (Conveni de Bergara, de 31 d'agost de 1839) i van continuar la lluita. En el seu reducte d'Aragó, nord de València i sud de catalunya, Cabrera va mantenir la tardor de 1839 una defensa numantina davant de les forces enviades per Espartero. Entre els mesos de febrer i maig de 1840 van rendir-se les diferents places carlines: Segura, Castellote, Aliaga, Cantavieja, fins la caiguda de Morella el 30 de maig. El 2 de juny, Cabrera va fugir per Flix a Catalunya... Cabrera va fugir per la frontera francesa el 6 de juliol... cosa que va suposar el final de la guerra.>>


Javier Urcelay, parlant del "Maestrazgo Carlista" ens fa un petit tastet de la primera de les tres guerres carlines, que va va passar també a la història com a "Guerra de los Siete Años":

<<Durante la primera guerra o Guerra de los Siete Años, el carlismo contó con un fuerte apoyo popular, hasta el extremo de poderse afirmar, como reconoció el propio Carlos Marx, su carácter mayoritario entre las clases populares, así como entre la mayor parte del bajo clero y la nobleza de carácter rural. La derrota militar, causada en buena medida por la ayuda internacional, especialmente de Francia e Inglaterra, prestado al bando isabelino, y las propias discordias internas, ya la represión y el exilio subsiguientes, no eliminaron su existencia, que volvió a manifestarse con fuerza tras la crisis revolucionaria que siguió a La Gloriosa, esta vez con Carlos VII como abanderado.>>

I, fa una enumeració del conjunt dels episodis carlins, que copiem a continuació:

<<La continuada presencia del carlismo durante siete años en 1833-40, en 1843, en la campaña 1846-48, en el 1854, en la intentona de Ortega del 1860, en los levantamientos de 1869, en la guerra de 1872-76... representa la reacción inmunológica del organismo social en rechazo de un sistema de valores, representado por el liberalismo revolucionario, profundamente antitéticos de la tradición nacional, con amplias implicaciones de carácter religioso, político, social y económico.>>

I, per a que ho entenguem millor, cita al professor Comellas, catedràtic d'Història Contemporània i gran especialista del tema:

<<Durante mucho tiempo, los hombres de nuestra cultura cristiano-occidental vivieron seguros de su verdad. No dudaban ni por un momento de la existencia de Dios, de que el sistema político más apropiado para el gobierno de los pueblos era la Monarquía, de que la estructura más conveniente a la sociedad era aquella en que unos nos enseñan, otros defienden y otros trabajan, de que los usos y costumbres transmitidos por nuestros padres eran algo digno de respetarse y conservarse...>>

Això es complementa amb una altra cita, que Urcelay empra d'un prestigiós politòleg no carlista, Fernández de la Mora:

<<Las guerras carlistas no fueron sino las guerras de dos modos distintos de entender la vida. Frente al laicismo del Estado, la centralización unificadora que el liberalismo doctrinario conlleva, junto con una idea gaseosa y abstracta de la libertad, los carlistas oponían el sentido católico de la vida, la constitución corporativista y gremial de la sociedad, la sustancia medular de la vieja democracia municipal española, y la idea "realista" de las "libertades concretas".>>

El mateix general Cabrera, en un manifest fet en París el 11 de març de 1875 justifica el carlisme. També ho recull Urcelay:

<<A la muerte de Fernando VII, el fin de la lucha era hasta popular. Queríamos sostener todo aquel mundo de instituciones seculares, de costumbres piadosas y de tradiciones queridas: peleábamos, porque arrebatarnos aquél modo de ser era como expulsarnos de nuestra patria católica, española y monárquica, y por eso nuestro pecho servía de escudo al sacerdote que nos bendecía y al Rey cristiano que dignamente representaba nuestra causa.>>

I, finalment, fa esment a una cita del llibre "La revolución española 1808-1843" de Carlos Marx, publicat en 1929:

<<Los carlistas defendían las mejores tradiciones jurídicas españolas, las de los Fueros y las Cortes legítimas pisoteadas por el absolutismo monárquico y el absolutismo centralista del Estado liberal. Representaban la patria grande como suma de las patrias locales, con sus peculiaridades y tradiciones propias...>>

[URCELAY ALONSO, Javier. El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. pp.12-15. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs. 2004]


Segarra diu: <<Supeditada la monarquía, aunque fuese a regañadientes, a la teoría constitucionalista, los amplios sectores del integrismo hispánico se centralizaron, a partir del fallecimiento de Fernando VII, en torno a la figura de su hermano, Carlos María Isidro. Había nacido el carlismo que ya no cesará en sus empeños, con tres enfrentamientos fraticidas con las armas en la mano, hasta las décadas finales de siglo. [...]

Las ideas básicas del carlismo [...] se resumen en: exigencia de cumplimiento de la Ley Sálica, defensa de la religión católica, declaración de su profundo antiliberalismo y de su absolutismo a ultranza, así como defensa apasionada de los fueros.

El carlismo tuvo dos focos activos, sin extenderse por el resto de España. Estos fueron el vasco-navarro y el aragonés-catalán y el Maestrazgo valenciano. Estas regiones eran forales y pretendían recuperar los fueros perdidos con la venida del primer Borbón a España, esto es, Felipe V.

Las bases sociales del carlismo fueron los campesinos, el artesanado, la baja nobleza y el bajo clero, porque estaban en contra de las desamortizaciones y de los cambios económicos que quería imponer el liberalismo centralista. [...] El carlismo triunfaba en el mundo rural mientras que el liberalismo lo hacía en el mundo urbano. [...]

En la inestabilidad de los gobiernos de la nación que "nos tocó sufrir" a los españoles en el siglo XIX, de infausto recuerdo, hubo muchísimos pronunciamientos militares; hemos contado hasta treinta. El primero en 1808, el motín de Aranjuez, que obligó a Carlos IV a abdicar la corona en su hijo Fernando VII...>>

En quant a la primera guerra carlista, diu Segarra: <<Desde un principio ya se vaticinó la desigualdad entre los dos bandos implicados en la disputa. La Santa Alianza formada por Rusia, Austria y Prusia, ofrecían solo el apoyo moral al bando carlista, los Estados Pontificios mostraban neutralidad, y la Cuádrupe Alianza formada por Gran Bretaña, Francia, Portugal y España, mostraban su apoyo y ayuda al bando isabelino. Había demasiada desigualdad humana y material bélico a favor del lado isabelino. El carlista tenía que subsistir a base de escasez económica y de armamento, con increíbles contribuciones forzosas y las incautaciones de armamento a los isabelinos.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pp. 17-23. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


Manuel Salvador també diu que, realment, va ser una lluita entre dues concepcions polítiques, socials i de classe. Que degut als procesos de desamortitzacions de Madoz i Mendizábal, "per modernitzar el pais" (fet en els nous governs lliberals després de la mort de Fernando VII) es va privar de terres de cultiu als monestirs, venent-se en subhasta pública, afavorint que els rics tingueren més terres a canvi de que s'ompliren les arques públiques de l'estat i les butxaques d'alguns polítics corruptes. Això, que va venir acompanyat de la crema de convents i assassinat de religiosos (1834 i 1835) i la privació als camperols de les terres comunals dels ajuntaments, amb les que anaven sobrevivint i prou, va fer que aquests hagueren de mendicar el jornal a aquells que s'havien convertit en els nous "amos" de les terres que havien estat treballant.

Molta gent del camp que s'acabava sumant a les files del carlisme ni sabien, doncs, ni qui era don Carlos. Lluitaven per les "seues" terres, per un rei que no donara suport a aquell saqueig i guardara les coses tal i com havien estat sempre.

[SALVADOR GASPAR, Manuel (2014): Síntesis de las Guerras Carlistas. Ports de Morella. pàg.13. Edita Familia Salvador Marín. Vinaròs.]


Nota: Per fer un seguiment d'aquesta guerra, entreu en: Primera Guerra Carlina (1833-1840)


1833

Junio, 27. En un manuscrit de Mossèn Oliet, se cita una dada que indica com és de freda la nostra comarca:

<<Los vientos más frecuentes son N. E. y O. pero fríos generalmente producidos por las continuas nieves de que se hallan aquellas sierras vestidas hasta últimos de Abril; pudiendo asegurar haber visto nevar el 27 de junio de 1833, y aún algunos ancianos añaden haber nevado en todos los meses del año.>>

[OLIET PALOS, Francisco. Historia de la muy noble, fiel, fuerte y prudente villa de Morella (1861). p. 61. Edició facsímil de Josep Alanyà i Roig. Ajuntament de Morella i Fundació Sexennis de Morella. l'Hospitalet de Llobregat. 2006.]


1833

Junio, 27. En un manuscrit de Mossèn Oliet, se cita una dada que indica com és de freda la nostra comarca:

<<Los vientos más frecuentes son N. E. y O. pero fríos generalmente producidos por las continuas nieves de que se hallan aquellas sierras vestidas hasta últimos de Abril; pudiendo asegurar haber visto nevar el 27 de junio de 1833, y aún algunos ancianos añaden haber nevado en todos los meses del año.>>

[OLIET PALOS, Francisco. Historia de la muy noble, fiel, fuerte y prudente villa de Morella (1861). p. 61. Edició facsímil de Josep Alanyà i Roig. Ajuntament de Morella i Fundació Sexennis de Morella. l'Hospitalet de Llobregat. 2006.]


1833

L’actual divisió de l’estat espanyol en províncies és de l’any 1833. Diu Monfort:

<<Se dividió Esñaña en 49 [provincias] y, en tiempos de la Dictadura del general Primo de Rivera, se subdividió en dos la del archipiélago canario, contándose en la actualidad 50.>>

[MONFORT TENA, Antonio. Historia de la Real Villa de Villafranca del Cid, p.530. Ajuntament de Vilafranca. 1999]

En el diari Mediterraneo del 24 de maig de 2005 llegim un interessant article d'Elena Sánchez al respecte:

<<En 1833, en el contexto de la reforma territorial del estado y creación de las diputaciones provinciales pasó [Castellón] a ser capital de la provincia del mismo nombre. En el año 1836 se le concedió el título de ciudad." I afegeix: "En la división territorial del antiguo Reino de Valencia, la zona norte formaba una ordenación denominada en aquel entonces "dellà lo riu d'Uixó" o "governació de la Plana", al frente de la cual había un gobernador que tenía <<cadira i cap major>> en Castellón. Venía a constituir un precedente de la futura provincia decimonónica aunque los límites de una y otra no sean coincidentes totalmente. Desde principios del s. XIV esta institución estaba claramente definida, así como la residencia obligada de los gobernadores en Castellón. A finales del s. XVI, el gobierno municipal emprendió el "negoci de fer-se ciutat aquesta vila", tal vez como un deseo de plasmar en un título el papel jugado por Castellón desde mucho tiempo atrás en la organización del territorio, pero la mala situación económica que atravesaba les hizo desistir del propósito alegando consoladoramente que "val més ser bona vila que roin ciutat".>>


1833

Sarthou, segurament fent-se ressó de la publicació en 1868 del llibre "Morella y sus aldeas" de José Segura y Barreda (que per cert, no sabem fins a quin punt és creïble, com ja se n'adona Sarthou: "obra en tres tomos, á la que remitimos al lector, no sin reconocer que no está exenta de algunos errores"), parla dels "carlins" i Morella:

    <<CARLISTAS

Al terminar el reinado de Fernando IV de Valencia y VII de Castilla, Morella, que siempre había sido fiel á la dinastía reinante y luchado por defender á su Rey, se declara hostil á Isabel.
Al comenzar la guerra de los siete años, el gobierno nombró gobernador de esta plaza á D. Carlos Vitoria, quien en 13 Noviembre 1833, hizo salir las tropas liberales con fútil pretexto y, cerradas las puertas de la Ciudad, proclamó á D. Carlos.
Al volver las tropas liberales contra la plaza en Diciembre, les fué abandonada.
En Julio 1836, Carlos V nombró á Cabrera Comandante general de Aragón, Valencia y Murcia (y estableció su cuartel general en Zurita); y Miralles, apodado Serrador, fué nombrado el día 15 Jefe del bloqueo de Morella, estableciendo su cuartel general en Benasal, mandando tomar posiciones en las montañas de la Pobleta, Cabrera, desde Zurita. Aquí tuvo lugar una sangrienta batalla entre éste y el general Montes el día 22. Serrador se parapetó después en el acueducto, y el gobernador Alcócer mandó derribar las casas contiguas á las murallas.
Pero los carlistas procuraban seducir á la guarnición, y en 18 Octubre 1836 fué descubierta por el gobernador Alcocer una grave é importante conspiración para entregar la plaza al siguiente día. Con energía y actividad pudo salvar el compromiso, desarmando y encarcelando á cerca de 100 conspiradores. Ignorantes los carlistas de lo ocurrido, acudieron confiados á la hora convenida y fueron vencidos y dispersos.
Insistió Cabrera en ocupar Morella, y después de un largo bloqueo, cuando la iba á abandonar, un artillero traidor le facilitó la entrada una madrugada de gran nevada (26 Enero 1838), asaltando el castillo con una escalera de mano por un retrete de la muralla y sorprendiendo á la descuidada guarnición.
El 31 Enero entró Cabrera triunfalmente en Morella. En 4 Julio 1838 hizo fusilar aquí á 22 nacionales de Calanda.
En Julio 1838,  el general en jefe M. Oráa comenzó el día 1º las operaciones del sitio de Morella. El 5 tenía Oráa á sus órdenes las divisiones de Borso, Pardiñas, San Miguel, Nogueras y Perena.
Cabrera designó el día 13 [Julio 1838] la Arciprestal para depósito de víveres, y mandó rebajar algunas torrs de la muralla para emplazar artillería de defensa, concentrar sus fuerzas y levantar barricadas en las calles de Morella.
En 29 Julio el general Oráa, con 22 batallones, 12 escuadrones y 25 piezas de artillería y otras fuerzas, sitió la plaza, y á pesar de la lluvia de fuego y plomo, los sitiados, en número de 1.400, se resistieron y hubo de retirarse por la falta de víveres. D. Carlos felicitó á Cabrera, dándole el título de Conde de Morella y grado de teniente general
Después de grave enfermedad, en 30 Enero 1840, salió Cabrera á misa, con gran séquito y música militar, acompañándole después á su alojamiento el cabildo con hábitos de coro. A Morella había sido conducido en una litera desde su cuartel general de Herbés [en nota a peu de pàgina]
El día 7 Mayo 1840, Cabrera dividió la población en cuatro distritos, nombrando un jefe para cada uno.
En 19 Mayo 1840, el general Espartero emprendió su marcha sobre Morella, haciendo el 23 [de maig, se suposa] 502 disparos de cañón.
El 24 [Mayo 1840], el general Espartero mandó hacer fuego sobre el fuerte avanzado carlista de San Pedro mártir. Al día siguiente llegó un convoy, habiendo tenido las fuerzas liberales 10 muertos y 41 heridos, por 14 y 53 respectivamente en el bando carlista.
El 26 [Mayo 1840] rompieron fuego contra la plaza ocho cañones.
El 27 [Mayo 1840] bombardeó Espartero la población con cinco cañones de á 24. Al siguiente día, una bomba penetró en la Arciprestal por una ventana del ábside, matando á dos hombres.
El 29 [Mayo 1840], el ejército liberal había arrojado sobre la plaza 7.000 proyectiles de cañón y 502 sobre el fuerte de San Pedro.
El 29 [Mayo 1840] había lanzado sobre la plaza 29.000 proyectiles; y una bomba incendió el polvorín con miles de arrobas de pólvora y 80.000 cartuchos de fusil, granadas y bombas, ocasionando espantosos desastres en la población. En vistas de ello, los sitiados, seguidos del pueblo indefenso, aprovechando la obscuridad de la noche, pensaron huir burlando el cerco; pero vistos por los sitiadores, les hicieron fuego. Retrocedieron en tropel á la Ciudad, mas la guarnición que quedó en el castillo, confundioles por la tropa que seguía al pueblo, y cerrándoles las puertas, les hicieron fuego también. Ancianos, niños y mujeres se apelotonaron sobre el puente levadizo, el cual no pudiendo resistir el peso, se hundió, cayendo al foso el pueblo indefenso y llenándose de cadáveres en poco rato. Y el día 30, el gobernador accidental Castilla pidió la capitulación.
El día 30 propusieron su capitulación los carlistas á Espartero, entregándole prisioneros de guerra 2.731 hombres, y al título de Duque de la Victoria añadió el de Conde de Morella
[I després de donaren una nota a peu de pàgina, afegeix: "Muchas efemérides podríamos añadir referentes á Morella durante la guerra civil";  pobre Sarthou, que poc s'imaginava ell que la guerra civil de veritat li tocaria viure-la al cap d'uns anys. També diu que "Para más detalles véanse las Historias de Pirala, Moraita, Boix, Miralles y otros autores".]

[SARTHOU CARRERES, Carles. Geografía general del Reino de Valencia: Provincia de Castellón. p.665-667. Barcelona. Ed. Alberto Martín. 1913; edició de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). 1989]


 1833

Octubre, 9. Segarra ens conta un dels primers episodis de la Primera Guerra Carlista. Us aconsellem que us compreu el llibre. Fa una molt bona revisió cronològica dels fets:

<<El capitan isabelino José Paniagua se persona en Vinaròs y Benicarló para cobrar varias cartas de pago. Los carlistas al mando del comandante Cosme Covarsi, con sus tres hijos, salen de Vinaròs -al llegar a Benicarló se incorporan Bautista Castell, Vicente Oms, Vicente Llorach, Antonio Cruz y otros de la localidad- con la intención de atracar al recaudador a su paso por la Venta Punta de la Sierra, situada entre Peñíscola y Santa Magdalena de Pulpis. Se apostaron. [...] Le sorprendieron apoderándose del dinero que llevaba. Intentaron convencer al capitán para que se uniera a su causa sin conseguirlo. Inmediatamente fue fusilado. Su asistente logró salvar la vida al poder escapar y llegar a Santa Magdalena a través de los montes. Se puede decir que este episodio fue uno de los primeros de la Primera Guerra Carlista o de los Siete Años.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 25. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]

Nota: Per fer un seguiment d'aquesta guerra, entreu en: Primera Guerra Carlina (1833-1840)


 1833

Octubre, 12. Festa del Pilar. Un altre dels primers episodis de la Primera Guerra Carlista. Tampoc ens toca pilla massa lluny:

<<D. Manuel Carnicer, coronel en situación de reserva en La Cerollera (Teruel) da el primer grito en el Maestrazgo de "¡Viva Carlos V!". Consigue reunir a 22 hombres e inicia, sin contar con nadie más, la sublevación. Inmediatamente se dirige a Morella al tener noticias de que movimientos carlistas estaban efectuando preparativos para el mismo fin.>>

[Nota: Uns dies abans, el 3 d'octubre de 1833, un funcionari de telègrafs en Talavera de la Reina fa el primer crit  de ¡Viva Carlos V!, pronunciant-se a favor de l'Infant Don Carlos. Per aquest crit acaba afusellat.]

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 26. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]

Nota: Per fer un seguiment d'aquesta guerra, entreu en: Primera Guerra Carlina (1833-1840)


 1834

Gener, 17. Un portellà és afusellat.

<<En Vilafranca es enterrado Pelegrín Grau, natural de Portell, de 41 años de edad, fusilado por orden del Comandante de la partida volante de la Gobernación de Morella. En esta fecha, Morella estaba en poder de los isabelinos, por lo que el fusilado lo fue por sus ideas carlistas.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 30. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


Casualment trobem més detalls d'aquest pobre portellà:

<<Por parte del capitán general de Valencia, consta que el subteniente del Provincial de Cuenca D. Fernando Feraz, con una partida de 20 hombres, cercó la casa de la iglesia [La Iglesuela del Cid] inmediata a Cantavieja, donde se hallaba el cabecilla Pelegrín Grau, y logró coger a este rebelde, aunque con pérdida de un soldado, a quien disparó un balazo cuando se vio cortado. Conducido el criminal a Morella, sufrirá las penas de su delito.>> (pàg.3)

[LA REVISTA ESPAÑOLA, periódico dedicado a S. M. la Reina Gobernadora. Carera de San Gerónimo, 10. Madrid. Número 158. Domingo 16 de febrero de 1834.] hemerotecadigital.bne.es


<<GACETA DE MADRID. Núm.12. Sábado, 25 de Enero de 1834.

Con la misma fecha [21 de gener] hace referencia el capitán general de Valencia de un parte que le traslada el general Hore, del cual resulta haber sido aprehendido el cabecilla Pelegrin Grau, que se hallaba en la Iglesuela, inmediato a Cantavieja, por el subteniente del provincial de Cuenca, D. Fernando Ferrán, quien con una partida de 20 hombres cercó la casa donde se ocultaba el rebelde. Esta captura costó, sin embargo, la muerte de un soldado de la partida, que recibió un tiro del referido cabecilla, el que ha sido conducido a Morella para sufrir allí la pena correspondiente a su rebeldía.>> (pàg.4)

[GACETA DE MADRID, Volume 1. Imprenta Real. Madrid. (1834)] books.google.es


El Diario Balear copia literalment el que apareix publicat en la Gaceta de Madrid.

[DIARIO BALEAR. Núm.37. Jueves, 6 de febrero de 1834.] hemerotecadigital.bne.es


1834

Març, 19. Es promulga l'Estatu Reial de 1834, carta de tendència liberal molt moderada, promulgada a Espanya per la reina regent Maria Cristina de Borbó. Malgrat les seues limitacions (preeminència clara del monarca sobre les Corts Generals, sufragi censatari molt restringit i escasses llibertats polítiques) va suposar la desaparició definitiva de la monarquia absoluta, substituïda per la monarquia constitucional. Va ser vigent fins al 1836 arran del motí de la Granja de San Ildefonso. [ca.wikipedia.org]

Alots Gezulaga ens fa un resum de totes les constitucions de l'estat:

<<La primera Constitución que tuvo España fue la de Baiona de 1808, gracias a los franceses. Después, y en ese mismo siglo, vinieron muchas más: la de Cádiz 1812, el Estatuto Real de 1834, la Constitución de 1837, la Constitución de 1845, el Proyecto de 1852, la Constitución de 1856, la Constitución de 1869 [de manera efímera, poden votar també els varons analfabets], el Proyecto de 1873 (Primera República española) y la Constitución de 1876. En todas ellas sólo podían votar los hombres mayores de 25 años y que más riqueza acumulaban, eran Constituciones "censarias" o plutárquicas, todas ellas impuestas por militares que fueron los que realmente gobernaron durante este siglo, por tanto, todas ellas se parecían más a las leyes franquistas (1936-1975) que a ninguna otra cosa. En la Constitución [Ley Electoral?] de 1890 que cerraba el siglo, empezaron a poder votar todos los hombres mayores de edad, mientras que las mujeres tuvieron que esperar -tras fuerte controversia sobre su capacidad mental-, a la breve Segunda República (1932). [...]

Las primeras elecciones en España tuvieron lugar en 1834, cuando ya no estaba en vigor la Constitución de Cádiz sino el Estatuto Real, y donde sólo el 0,15 % de los españoles podían votar (una élite entre los más ricos). [...]>>

[GEZURAGA, Alots: Verdades sobre "La Pepa", la segunda Constitución de "las Españas".] nabarralde.com


1834

Abril, 21. Creació dels Jutjats de Primera Instància (veure referència de 1812, sobre la creació del  Tribunal Suprem). Diu Monfort:

<<Creados por R.O. de 21 de abril de 1834 los juzgados de primera instancia, se dividieron las provincias en partidos judiciales. Eran 9 los que tenía la provincia de Castellón: Castellón, Nules, Segorbe, Viver, Vinaroz, San Mateo, Lucena, Albocácer y Morella. En el partido o distrito de Albocácer se incluyó Villafranca; pero en 22 de marzo de 1850 pasó al de Morella, perdiendo en cambio este partido el pueblo de Rosell, que se agregó a Vinaroz.

El partido de Morella, comprendía los siguientes pueblos: Ares, Ballestar, Bel, Bojar, Castell de Cabres, Castellfort, Cinctorres, Corachar, Chiva de Morella, El Forcall, Fredes, Herbés, La Mata, Olocau del Rey, Ortells, Palanques, Portell, Puebla de Benifazar, Todolella, Vallibona, Villafranca, Villores y Zorita. En cada partido judicial había un juez de primera instancia e instrucción y fiscal correspondiente. Conocían estos jueces de primera instancia de todas las cuestiones que excedían de 500 pesetas, luego se elevó a 1.000 pesetas y posteriormente se confió a los jueces comarcales y municipales, la resolución de las cuestiones civiles que no excedieran de las 3.000 pesetas. En el orden criminal instruían los sumarios que luego remitían a la Audiencia Provincial.

Los juzgados de paz, comarcales y municipales quedaban subordinados en el orden gubernativo y judicial a los de primera instancia; y los de paz lo estaban además a los comarcales. Conocían los jueces de paz de los actos de conciliación, con algunas excepciones; de los hechos punibles, calificados como faltas, salvo los de imprenta, lesiones y estafa; de la formación de atestados, con ocasión de los delitos, hasta que pueda actuar el juez comarcal o intervenga directamente el de instrucción; de sustantación y fallo en primera instancia, de los juicios verbales civiles, en cuantía no superior a 250 pesetas, y tenían además a su cargo el registro civil.

Los jueces municipales, en el territorio que alcanzaba su jurisdicción, eran competentes para conocer de las cuestiones conferidas a los de paz y municipales. Divididos los juzgados de primera instancia en comarcas, por orden de 24 de marzo de 1945, en cumplimiento de la base 1ª de la ley de 19 de julio de 1944, en el de Morella se formaron dos, uno cuya capital es la misma Morella y otro, con su capital Villafranca; al juzgado comarcal de Villafranca pertenecían los pueblos de Ares, Castellfort y Portell de Morella.>>

 [MONFORT TENA, Antonio. Historia de la Real Villa de Villafranca del Cid, p.532. Ajuntament de Vilafranca. 1999]


Sobre els partits judicials de Castelló, trobem més informació en un llibre de la "Imprenta Real". Segons aquest text, dins del partit judicial de Morella, estan els següents pobles: <<Ares de Maestre, Ballestar, Bel, Bojar, Castellfort, Castell de Cabres, Chiva, Cinc-Torres, Corachar, Forcall, Fredes, Hervés, Herveset, La Mata, Morella, Olocau, Ortells, Palanques, Portell, Puebla de Benifasár, Rosell, Sarañana, Todolella, Vallibona, Villores, Zurita.>

[SUBDIVISIÓN EN PARTIDOS JUDICIALES de la Nueva División Territorial de la Península é Islas adyacentes, aprobada por S.M. en el Real Decreto de 21 de Abril de 1834., p.58. Imprenta Real. 1834] books.google.es


1834

Abril, 27. Pere Enric Barreda en el seu apartat "Els anys de guerra (1833-1840)" ens dóna informació sobre el carlisme per les nostres terres. Transcrivim el fragment on parla de Portell:

<<Els carlins, amb la defensa de la religió i la corona, trobaren un Maestrat conservador, altament receptiu, i on ja s'havien produït diferents alçaments al trienni liberal: els mateixos sublevats aleshores contra la constitució ara formaran, deu anys després, el grup dirigent i més actiu dels carlins, disputant-se un terreny molt favorable per a la guerra de guerrilles, com havia passat a la guerra del Francès. Els retirats a la muntanya, dirigits pel Serrador, atacaren Benassal ja el 22 de desembre de 1833: era la primera acció de guerra contra la vila, i la situació motivà la pròrroga de l'alcaldia d'Antoni Roig per tot el 1834. Calia defensar la vila, gairebé una illa liberal en mig d'una comarca carlina, mitjançant la formació d'una milícia urbana amb els més benestants per registrar el terme i defensar els liberals benassalencs.

Mossèn Salvador, evidentment, esdevé un perseguit de la facció a causa de les seues idees liberals. Després d'algunes escomeses dels carlins -dirigits ja per en Josep Miralles, i el seu lloctinent Vicent Barreda «Cova»-, el 27 d'abril de 1834, després de la mort del secretari Vicent Forés al terme d'Ares, aquells assalten per la nit la casa de l'alcalde i segresten Mossèn Salvador i son germà Antoni -i els regidors que havien signat una carta delatant els carlins-, i els portaren com a ostatges per la Font d'en Segures, Culla, Corbó, els barrancs d'Ares, Castellfort, el Portell i l'Anglesola, on quedaren presos. Però el general Oraa va multar els realistes de Benassal, i retingué els familiars dels facciosos a la Sala. Al remat es produí l'alliberament d'ambdós germans per la intervenció de Mossèn Josep Prunyonosa, organista de l'Anglesola, el 3 de maig. Un cop lliures, van fer soltar els ostatges de la Sala de Benassal i marxaren a Morella a parlar amb el general Hore, que els lliurà dos-cents soldats provincials de Conca per defensar la zona. Amb una part d'ells es formà el fort de la Comanda, després de renovar les antigues murades montesianes del segle XIV i de reorganitzar la Milícia Urbana de defensa.>>


1834

Últim trimestre. Monferrer, parlant sobre el cólera en terres valencianes, diu:

<<El 11 de septiembre se declaraba oficialmente en Castelló y el día 26 en Vinarós. En Betxí, fue en el cuarto trimestre, causando también en esta época grandes estragos en Morella, Cinctorres, Portell y Villafranca, villa esta última en la que la primera defunción se registró el 7 de octubre y la última el 23 de noviembre con un total de 45 muertos mientras que, providencialmente, Castellfort se vió exento y no sufrió la enfermedad, que, por otra parte, se detectaría en Forcall en el verano de 1835.>>

 [MONFERRER GUARDIOLA, Rafael. El cólera de 1855 y 1885 en Castellfort. Recuerdo médico, aspectos sociales y epidemiología. p. 93. Boletín de Amigos de Morella y su Comarca (AMYC). AÑO IX, 1987-88]


1834 Sarthou Carreres, parlant de Vallibona diu:

<<Cuando la guerra civil [es refereix a la guerra carlista; la civil de veritat encara no havia arribat quan Sarthou escriu això], en el barranco de esta villa (Vallibona) formó Cabrera su primera partida carlista, compuesta de nueve hombres, en 16 Enero 1834. Algún cronista adorna este hecho con algunos detalles y cuenta el fin de la partida de un modo tan trágico, que no hemos podido comprobarlo. El autor antes citado consigna el hecho de existir, en 1830, un extraño patíbulo de la junta carlista de Cabrera en esta población, consistente en un palo fijo perpendicularmente en el suelo y de cuyo extremo pendía de una garrucha una cuerda con garfios de hierro para enganchar á los condenados á pena capital, que dejaban morir lentamente entre horribles sufrimientos. En 1810, D. Juan Odonojú, al frente de 4.000 hombres, batió á los invasores que se encontraban en Vallibona, haciéndoles abandonar sus posesiones (24 Junio); pero se vió precisado á retirarse noticioso de la aproximación de nuevas tropas enemigas.>>

[SARTHOU CARRERES, Carles. Geografía general del Reino de Valencia: Provincia de Castellón. p.713. Barcelona. Ed. Alberto Martín. 1913; edició de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). 1989]


Parlant de Vilafranca, diu:

<<En Enero de 1834 fueron objeto de una traición de Cabrera, el cual, sabedor de que Villafranca se declaró por la Reina, vistió sus tropas con uniformes de sus prisioneros, entrando sin dificultad en la villa. Una vez allí invitó á los milicianos para que le siguieran en persecución de la facción, y así los declaró prisioneros, desarmándoles fácilmente. En Abril del mismo año hubo aquí un combate entre los carlistas del apodado Serrador y las tropas del coronel D. Antonio Buil. La refriega tuvo lugar en el barranco de la Estrella. En 1837 y 4 Octubre, de orden de Cabrera, fueron martirizados á bayonetazos y fusilados después en el barranco de Villafranca, 22 nacionales de Burriana y 18 de Silla.>>

[SARTHOU CARRERES, Carles. Geografía general del Reino de Valencia: Provincia de Castellón. p.718. Barcelona. Ed. Alberto Martín. 1913; edició de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). 1989]


I parlant de Sorita, diu:

<<En 21 Julio 1834 ocurrió un fuerte combate en las inmediaciones de esta villa y Pobleta de Morella, entre las tropas de la Reina, mandadas por D. José Santa Cruz, y las de Cabrera, y después de seis horas de encarnizada luchas cedió el campo Cabrera, con más de 100 muertos [Nota: En 28 Abril 1835 fué derrotada la partida del apoderado Serrador en término de Zurita, y en 12 de Agosto del mismo año fué tomada la población por los carlistas (según Miralles del Imperial)]. En 5 Octubre 1837 entraron en la villa 3.015 prisioneros de la batalla de Pardiñas en los campos de Maella, pasaron luego á Forcall y de allí á Benifasar. [de la trista sort que van patir aquells presoners, ho trobareu quan parlem del monestir del Benifassà veure s.XIII (1246)]>>

[SARTHOU CARRERES, Carles. Geografía general del Reino de Valencia: Provincia de Castellón. p.722. Barcelona. Ed. Alberto Martín. 1913; edició de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). 1989]


1835

Febrer, 16. Extinció del tribunal del Lligalló a Morella (i el que van ser les sues aldees, Portell entre elles). Un llibret de Fernando Valls Taberner, escrit en 1926, ens dóna informació sobre aquest llibre dels pastors:

<<El Sr. Segura y Barreda, en el primer volum de la seva obra "Morella y sus aldeas" (Morella, 1868), en la qual tantes dades de la història morellana va poder reunir, parla d'aquesta interessant institució, que era en altre temps característica del règim pecuari de Morella i els seus tèrmens, i que va existir també en altres poblacions de la contrada. En l'esmentada obra pot hom llegir-hi, traduït en castellà, el privilegi atorgat per Jaume I el dia 16 de març de 1271, per virtud del qual va ser establert legalment el tribunal del Lligalló. Una traducció catalana del dit privilegi ha estat, ara fa poc, publicada pel Sr. J. Tuixans en un article que ha escrit sobre "El Tribunal del Lligalló a Morella (Dret foral consuetudinari)", en el qual fa una breu història d'aquesta institució fins al moment en que va ser extinguida per R. O. de 16 de febrer 1835. [...]>>

[VALLS TABERNER, Fernando (1926): El Tribunal del Lligalló de Morella. pp.4-6. Impr. V. Carceller. Morella.] pdf en repositori.uji.es


Tuixans, en el seu treball sobre el Tribunal del Lligalló, també ens explica quin va ser el seu final. Ho trobareu també consultant en la web l'any 1270.

<<Havèm arribat a l'època dels Borbons, y en l'any 1810 encara actuà'l Tribunal del lligalló. Se decretà mantenir un 'edil del Consell' com a jutge de totes les qüestions de pastors y bestiars, herbes, asagadors y fonts; però ignorem per quin còdich se regia; lo qual presumim si estaria en les 'Ordenacions de la vila de Morella'. Emperò tampoc etnen vida aquexes, per quant els llibres d'actes dels Consells han desaparegut. Durant la guerra dita 'del francès' les biblioteques y arxius de Morella sofriren moltes destroces.

El Tribunal del lligalló vingué actuant fins a les Corts de Cádiz, puix al donarse la R. O. de 16 de febrer de 1835 rebe'l cop de gracia, que fou mortal de necessitat.>>

[TUIXANS Y PEDRAGOSA, Joaquim (1926): El Tribunal del Lligalló a Morella (Segle XIII. Dret foral consuetudinari)(p.168-177). Article publicat en el Butlletí de la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona. 1926: Vol.: 12 Núm.: 87 Julio a septiembre 1925] raco.cat


 1835

Octubre, 24. En un recull de premsa portugués, trobem una convocatoria per afiliar soldats. Suposem que devia afectar a uns quants portellans:

<<O ECCO, N.º 27. Terça feira, 3 de novembro. 1835.

NOTICIAS DOS JORNAES DE HESPANHA. [...] Idem 26 (Madrid, 26 de outubro). Por Decreto de 24 de corriente ordena S. M. a Rainha que todos os Hespanhoes solteiros, ou viuvos sem filhos de 18, a 40 annos de idade sejão chamados a tomar armas; e que deste chamamento se apromptem logo 100$ (100 mil?) homens, que deven ser organisados e instruidos immediatamente, devendo ficar promptos para o 1º. de Decembro &c. (Abeja)>>  Nota: En Murcia es publicava, des de 1834 el "Diario La Abeja"

O ECCO. Jornal crítico, litterario e político. (1835-1840). Na typografia de A. I. S. de Bulhões. Calçada de Santa Ana, nº. 110. Lisboa, Vol.1, Nº.27, p.432. (9 volums, 488 diaris) Vol.1: babel.hathitrust.org


 1836

Juliol, 6-7. Llegim en el diari "El Nacional":

<<El Español, N.º 263. Miércoles, 20 de Julio. 1836.

(Del Diario mercantil de Valencia). MOVIMIENTOS DE LA FACCIÓN. [...] A las diez de la mañana del 10 pasó por los lugares inmediatos a San Mateo y con dirección a la Salsadella la facción del Serrador que venía de Traiguera. Algunos facciosos se aproximaron, ocultándose tras los olivos y dispararon algunos tiros, a los que se les respondió. A las tres de la tarde del mismo día salió para las Cuevas, cometiendo los mayores escesos y devastando el país con el acopio de granos que está haciendo Forcadell que había pasado el 6 de Portell a Mirambell; al día siguiente regresó de este pueblo a Portell. Con referencia a noticia de testigo ocular, se sabe que la fuerza que llevaba el general Montes, cuando fue hacia Tronchón, era de 9,000 hombres. [...]>>

[EL ESPAÑOL. Diario de las Doctrinas y de los Intereses Sociales. Madrid. Nº.263, pàg.1] hemerotecadigital.bne.es


 1837

Febrer, 18. Segarra, parlant d'un dels caps carlins tortosí, Francisco Vallés Roselló, no ens dona molts detalls però ens menciona una batalla que va tenir lloc a les Cabrelles:

<<El 18 de febrero participa en la batalla del puerto de Las Cabrillas entre el Portell de Morella y La Iglesuela del Cid.>>

Aquesta batalla es repeteix el 13 d'abril de 1844.

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 104. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


1837

Juny, 18. Es promulga la Constitució de 1837, que va estar en vigor fins la seua reforma l'any 1845. Consagra la divisió de poders (executiu, legislatiu i judicial). Es manté l'obligació de mantenir el culte catòlic. [ca.wikipedia.org]

Alots Gezulaga ens fa un resum de totes les constitucions de l'estat:

<<La primera Constitución que tuvo España fue la de Baiona de 1808, gracias a los franceses. Después, y en ese mismo siglo, vinieron muchas más: la de Cádiz 1812, el Estatuto Real de 1834, la Constitución de 1837, la Constitución de 1845, el Proyecto de 1852, la Constitución de 1856, la Constitución de 1869 [de manera efímera, poden votar també els varons analfabets], el Proyecto de 1873 (Primera República española) y la Constitución de 1876. En todas ellas sólo podían votar los hombres mayores de 25 años y que más riqueza acumulaban, eran Constituciones "censarias" o plutárquicas, todas ellas impuestas por militares que fueron los que realmente gobernaron durante este siglo, por tanto, todas ellas se parecían más a las leyes franquistas (1936-1975) que a ninguna otra cosa. En la Constitución [Ley Electoral?] de 1890 que cerraba el siglo, empezaron a poder votar todos los hombres mayores de edad, mientras que las mujeres tuvieron que esperar -tras fuerte controversia sobre su capacidad mental-, a la breve Segunda República (1932). [...]>>

[GEZURAGA, Alots: Verdades sobre "La Pepa", la segunda Constitución de "las Españas".] nabarralde.com


1837

Juliol, 3. Trobem en internet un llibre sobre Cabrera, amb "Diario de Operaciones del Ejército Real de Aragón,Valencia y Murcia" i on, només començar diu:

<<Parte Segunda. Comprende desde el día 3 de Julio de 1837, en que Cabrera fue nombrado Comandante general de Aragón, Valencia y Murcia, hasta su enfermedad, que tuvo principio en 16 de diciembre de 1839.>>

[DE CÓRDOBA, Buenaventura (1845): Vida militar y política de Cabrera. Tomo III. Imprenta y fundición de Don Eusebio Aguado. Madrid.] babel.hathitrust.org


1837 Julio, 30 aprox. Dámaso Calbo escriu un llibre molt complert sobre la Guerra Carlina:

<<El ejército de D. Carlos había, al fin, logrado penetrar en las montañas de Teruel y del Maestrazgo, que formaban su más firme valuarte; pero no habiendo correspondido a sus esperanzas el éxito de sus anteriores operaciones, habíanse introducido algunas disensiones entre varios de sus generales. [...] Aproximábanse en estos días a Teruel las tropas de la Reina que mandaba D. Baldomero Espartero, conde de Luchana, general en jefe del ejército del Norte, y esto proporcionó al del Centro una ocasión oportuna de emprender una nueva campaña, combinando las operaciones de ambos ejércitos en contra del carlista. [...]  El referido plan, fundado en el número de tropas que se aglomeraban a la provincia de Teruel, tenía por objetos comprometer a los carlistas a una batalla que podía ser decisiva, obligarles a refugiarse en los fragosos y estériles puertos de Beceite, donde no podían subsistir, o encerrarlos entre el Ebro y el Mediterraneo, obligándoles a batirse con desventaja. Para el efecto se consideraban las tropas del Norte, formando un cuerpo que podía denominarse "de la izquierda" y, las del Centro, otro llamado "de la derecha", con relación a la línea que va por Teruel y Amposta, que era el verdadero eje de las operaciones del ejército de la Reina. El que mandaba el conde de Luchana, de fuerzas numéricas más superiores que el de Oráa, debía dejar la mayor parte de su caballería en el bajo Aragón con una brigada de infantería; tanto porque aquella le era inútil en el país montañoso que iba a operar, como para contribuir a la realización del mismo proyecto. El movimiento de ambos cuerpos debía ser simultáneo, dirigiéndose el de la izquierda desde Camarillas, que se suponía ser el punto de su partida, ínterin en iguales días lo verificaba el de la derecha desde Rubielos por Mosqueruela, Castellfort, Catí, Vinaroz, Uldecona [Ulldecona] a San Carlos de la Rápita. Si en consecuencia de estos movimientos, los expedicionarios variaban de dirección por su derecha, y se dirigían al bajo Aragón, o desde los puertos de Beceite descendían hacia la parte de Alcañiz, entonces el cuerpo del Norte, como más próximo, le era fácil caer sobre ellos y acudir en auxilio de su caballería que, apoyada por la brigada de infantería que debía quedar en el bajo Aragón, podía muy bien entretener a los carlistas ínterin llegaba el conde de Luchana con el resto de sus fuerzas. [...]

Supo Oráa la escasez de municiones que se experimentaba en el campo carlista, principalmente de plomo, y presumió que en uno o dos encuentros agotarían las que tuviesen. [...] No solo fueron vanos los esfuerzos hechos por el conde de Luchana para proporcionarse los víveres que debía llevar consigo para penetrar en el Maestrazgo, e ineficaces cuantos medios adoptó, comprometido hasta su propia fortuna para conseguirlo, sino que la forzosa inacción a que se veía reducido sobre las márgenes del Cella por estas mismas causas, influía en la que Oráa experimentaba en Rubielos, hasta que aquel estuviese en disposición de obrar. El ejército del Centro solo contaba con las raciones para un día en vez de seis que necesitaba, y lo mismo sucedía al del Norte, y no era prudente internarse en las montañas del Maestrazgo con más de veinticuatro mil infantes y tres o cuatro mil caballos y acémilas, sin saber lo que esta multitud había de comer al siguiente día de emprender la marcha; expuesto era también permanecer en las mismas posiciones; por tanto, considerando todo, emprendieron al fin sus movimientos el 30 de julio, dirigiéndose el conde de Luchana desde Camarillas a Fortanete, cuyo pueblo ocupó sin haberle puesto resistencia alguna cuatro batallones y dos escuadrones carlistas, que lo abandonaron al descubrir su vanguardia, y Oráa desde Rubielos. Quilez con dos batallones ocupaba la posición de Linares; pero envueltas sus dos alas y atacado su centro, se retiró por el camino de Mosqueruela, hasta cuyo punto le persiguieron las tropas de Oráa, y pernoctaron en él. Todo parecía conjurarse en contra de los carlistas; éstos, sin embargo, apareciendo fugitivos, recorrieron los pueblos del distrito del Maestrazgo, que por su posición inaccesible en medio de ásperas montañas, les ofrecían más seguridad. D. Carlos ocupaba la Iglesuela el mismo día que Oráa se posesionó de Mosqueruela; pasó en seguida a Villafranca y por Cantavieja a Mirambel, haciendo pensar a los generales de la Reina con estos movimientos que era su intención pasar a la provincia de Soria para unirse con la expedición carlista que mandaba Zariátegui, y que habiendo salido de las provincias del Norte para cooperar al éxito de la Reina que la perseguían. En consecuencia, el conde de Luchana retrocedió a Fortanete, y Oráa, privado de su cooperación, se dirigió a Morella para dejar sus heridos y proporcionarse subsistencias. Dicha plaza se hallaba bloqueada hacia mucho tiempo; las mieses de sus campos se encontraban taladas y sus molinos harineros destruidos; sus hornos solo pudieron cocer una parte de las raciones de pan que necesitaban los de la Reina en la noche del 1.º al 2.º que permanecieron en la plaza. Entretanto, D. Carlos, que veía frustrados los planes de sus adversarios, se dirigió con siete batallones al Forcall y Zurita [Sorita], verificándolo Cabrera a Portell y Cientorres [Cinctorres] con sus batallones, dejando a Quílez en Mirambel con las fuerzas restantes, formando aquel día en derredor de D. Carlos un total de doce batallones y tres escuadrones. Oráa salió de Morella con intención de dirigirse a Monroyo, pero al llegar a la altura del Perron [peirón] de San Marcos, varió de dirección hacia el Forcall, en virtud de saber la contramarcha que a dicho punto habían verificado los expedicionarios que continuaron enseguida a Mirambel, entrando en la población incorporados con Cabrera a la misma hora que las tropas de la Reina ocupaban el Forcall, distante tres horas y media de aquel punto. A pesar de esta proximidad, nada temían los carlistas, pues conocían perfectamente no solo el camino difícil que tenía que atravesar Oráa para venir en su contra, y en el cual podían batirlo con ventajas, sino las privaciones que dicho general experimentaba, y que le obligaron a mandar registrar una por una las casas del Forcall, pudiendo reunir solo ciento veinte raciones de pan en vez de nueve mil que necesitaba; por tanto, retrocedieron los de la Reina a la provincia de Castellón para proveerse y auyentar a Sanz y Forcadell que, recorriendo aquel distrito remesaban a los suyos víveres que les ponían en el caso de no sufrir la falta extremada que sentía sus adversarios. Cabrera, con tres mil hombres acampó sobre la meseta de la altura denominada la Muela del Forcall; pero permaneció en observación de los movimientos de Oráa sin más que intentar picar su retaguardia, cuando puesta en movimiento se dirigió a Albocácer, continuando Cabrera hasta Ares. Sanz y Forcadell salieron para la huerta de Valencia y D. Carlos dividió sus fuerzas expedicionarias en Villarluengo, la Cañada, Tronchón y Aliaga. [...]>>

[CALBO Y ROCHINA DE CASTRO, Damaso. Historia de Cabrera y de la Guerra Civil en Aragón, Valencia y Murcia. p.332. Universidad Complutense. Madrid. 1845] books.google.es / babel.hathitrust.org


1837 Octubre, 6-12. Sarthou Carreres, parlant entre les hostilitats entre Forcall (i les aldees) i Morella:

<<En este pueblo predominaba el estado llano, en continua pugna con la aristocrática Morella. Las tradicionales luchas de las aldeas contra Morella solían capitanearlas los labriegos y pastores de Forcall. A la muerte del rey D. Martín [1410], Morella siguió el partido del señor de Antequera, y las aldeas, el de Urgel. Los morellanos pusieron bombardas en la muela de la Garumba para batir á Forcall. En 1463, los vecions de esta villa (Forcall) levantaron bandera contra Juan II de Aragón, iniciando el movimiento á favor de los "rebelats" de Cataluña, que secundó el Maestrazgo (salvo Morella y San Mateo, cuyas villas permanecieron fieles al Rey). Según Mundina, en 6 Octubre 1837 los carlistas entraron en el pueblo, haciendo 3.015 prisioneros isabelinos procedentes de la batalla de Maella contra el general Pardiñas, y alojados en el convento de San Francisco, donde extenuados por el hambre, perecieron muchos de ellos, pues el día 18 no se les daba otro alimento que una galleta diaria por persona. Según Balbás, en 12 de dichos mes y año y procedentes de la indicada batalla, fueron fusilados en Forcall, por orden de Cabrera, 96 sargentos prisioneros, por el supuesto delito de conspiradores.>>

[SARTHOU CARRERES, Carles. Geografía general del Reino de Valencia: Provincia de Castellón. p.692. Barcelona. Ed. Alberto Martín. 1913; edició de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón. Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). 1989]


 

www.portell.tk  -  portellweb@yahoo.es

Recopilació bibliogràfica i transcripcions de Jacint Cerdà