PORTELL s. XIX (1869-1872)                                                                            www.portell.tk


 

ANY

REFERÈNCIA BIBLIOGRÀFICA

 

1869

Gener, 15-18. Primeres eleccions. Sufragi Universal Masculí. Vuitantatrés circunscripcions, entre una i tres per província:

<<Llegose la época de la elección de Diputados a Cortes, y el partido carlista propuso para la elección de los de esta provincia a los Señores Aparisi, Conde Tarrateig, Ilmo. Sr. Forés y no sé qué otros, incluso D. Ramón González de Gaeta y Polo. Éste me recomendó la candidatura y que estaba persuadido del triunfo, no solo en Ares [...]>> (pàg.73)

Les eleccions van ser del 15 al 18 de gener. (historiaelectoral.com)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1869

Febrer, 25. Serrano Súñer, Regent d'Espanya. Entre el regnat d'Isabel II i el d'Amadeu I, va haver un periode de dos anys de regència, que va ocupar l'aleshores president del Consell de Ministres, Francisco Serrano Súñer.

<<Francisco Serrano y Domínguez, Duc de la Torre (San Fernando, Cadis, 1810 - Madrid, 1885), militar i polític espanyol, fou President del consell de Ministres (1868), (1871) i (1872), també President del govern espanyol (1874), el cinquè i últim president de la Primera República Espanyola. [...]

Va ser nomenat pesident del govern provisional (1868-1869) i, vacant la prefectura de l'Estat, va recaure sobre ell com a president del poder executiu (1869-1870). Una vegada instaurada la monarquia democràtica amb la coronació d'Amadeu de Savoia, Serrano va ser cridat a presidir el govern en dues ocasions (1871 i 1872). En esclatar la Tercera Guerra Carlina, Serrano va derrotar el pretendent don Carlos (VII) en la Batalla d'Oroquieta i va signar l'Acord d'Amorebieta, amb l'esperança d'acabar amb el conflicte (1872) El rebuig de les Corts a aquest conveni va provocar la caiguda de Serrano del govern. Després va admetre la proclamació de la Primera República, encara que va haver d'exiliar-se per la seva implicació en una conspiració (1873). [...]

Però anem per passos, aquest càrrec efímer de Cap d'Estat, heretat d'Isabel II, va passar en 1871 a Amadeu I.

[ca.wikipedia.org]


1869

Javier Urcelay, parlant del Maestrazgo Carlista,  quan parla de Carlos VII i el tercer periode carlí, diu que per ací per aquests pobles érem quasi tots carlins:

<<Promulgación de una nueva Constitución y formación del gabinete de Prim. El Capitán General de Valencia desaconseja al Ministro de la Guerra el sugerido reparto de armas entre los elementos liberales de los pueblos, porque era "muy difícil dar armas a verdaderos liberales en comarcas en donde, casi en su totalidad, todos pertenecen al partido carlista".>>

[URCELAY ALONSO, Javier. El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. p.26. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs. 2004]


1869

Juny, 6. Es promulga la Constitució espanyola de 1869 (oficialment "Constitución de la Nación Española"), vigent fins a l'abdicació d'Amadeu I i la proclamació de la Primera República, l'any 1873. De tendència liberal radical, fou una constitució molt avançada per a la societat espanyola de l'època: reconeixia la sobirania nacional; establia una monarquia parlamentària, amb predomini de les Corts Generals sobre el rei; reconeixia llibertats democràtiques plenes, entre les quals, la del culte; i proclamava el sufragi universal masculí: va donar dret a vot a quasi quatre milions de varons major de 25 anys, més de la meitat analfabets. [ca.wikipedia.org]

Alots Gezulaga ens fa un resum de totes les constitucions de l'estat:

<<La primera Constitución que tuvo España fue la de Baiona de 1808, gracias a los franceses. Después, y en ese mismo siglo, vinieron muchas más: la de Cádiz 1812, el Estatuto Real de 1834, la Constitución de 1837, la Constitución de 1845, el Proyecto de 1852, la Constitución de 1856, la Constitución de 1869 [de manera efímera, poden votar també els varons analfabets], el Proyecto de 1873 (Primera República española) y la Constitución de 1876. En todas ellas sólo podían votar los hombres mayores de 25 años y que más riqueza acumulaban, eran Constituciones "censarias" o plutárquicas, todas ellas impuestas por militares que fueron los que realmente gobernaron durante este siglo, por tanto, todas ellas se parecían más a las leyes franquistas (1936-1975) que a ninguna otra cosa. En la Constitución [Ley Electoral?] de 1890 que cerraba el siglo, empezaron a poder votar todos los hombres mayores de edad, mientras que las mujeres tuvieron que esperar -tras fuerte controversia sobre su capacidad mental-, a la breve Segunda República (1932). [...]>>

[GEZURAGA, Alots: Verdades sobre "La Pepa", la segunda Constitución de "las Españas".] nabarralde.com


Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<1869. Promulgación de una nueva Constitución y formación del gabinete Prim. El Capitán General de Valencia desaconseja al Ministro de la Guerra el sugerido reparto de armas entre los elementos liberales de los pueblos, porque era "muy difícil dar armas a verdaderos liberales en comarcas en donde, casi en su totalidad, todos pertenecen al partido carlista".>> (pàg.26)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. p.26. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1869

Juliol, 23. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Finales de Julio.- Carlos VII da la orden para que sus partidarios secundaran en toda España el movimiento iniciado en La Mancha el día 23.>> (pàg.26)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


1869

Agosto, 14. En el full 52-b de les memòries dedicades al Groch apareixen referències a Portell. Llegim ell següent:

<<El 14 por la mañana entramos a Cinctorres. Por el alguacil, que es muy reservado, se me llamó reservadamente a cierta casa, y los hombres y mujeres que había, llorando, me entregaron sin pedirlos tres furminantes muy buenos y bonitos; pero que por Dios no les descubriese, por el miedo que tenían a los del pueblo. Les animé que no serían descubiertos, pero que tampoco temiesen aunque saliesen a la plaza; pues los de Cinctorres se guardarína muy bien de maltratar a nadie. Quedaron satisfechos y marché con los tres furminantes.

Tomamos el camino de Portell, en cuyo pueblo comimos y descansamos un rato. Allí vino aviso de Vallés y se le enviaron cuatro o cinco números [soldats?] para que acudiese a la masía dels Pilás [prop de Santa Elena d'Ares hi ha un mas dels Pilars], donde nos reunimos por la noche; sin parar [a dormir?], pasamos al mas de Clara. Con motivo de que aquel horno no podía cocer bastante pan para la gente, se acordó enviar unos cuantos números en busca de él a otras masías. No sabía yo esta disposición; pero cuando lo supe, díjeles a Vallés y Mestre que el pan nos había de costar caro y más sabiendo el sujeto que habían enviado con este encargo; el pan vendrá tarde y, tan tarde, que primero veremos la tropa de Morella. En Villafranca había otra, procedente de aquella. Sobre el Monte Pinar, cuya altura domina la mala senda que, entrando por el mas de Falcó va a Castellfort y que éste y Portell se descubría muy bien, púsose una guardia de 16 hombres. Teníamos además varios centinelas.

A las 11 entraba en Portell la columna de Castellfort, que volvió a salir para este pueblo [Castellfort?] a la una de la tarde. Serían algo más de las tres de la tarde, aun se esperaba el pan. Yo y Polo subimos al monte a reconocer la guardia. Cuando bajábamos, observamos que la gente estaba formando. Dije: “-habrá llegado el pan”. Efectivamente llegó el pan y el vino, que trajeron de Cinctorres. No me equivoqué. Al llegar, se levantó la voz de: “-los cartuchos de Valencia, falsos!”, culpaban a Bou [hi ha un cap de batalló que es deia Bou, serà ell qui va a buscar el pa i del que tan poc es fia Bordàs?]. Llegó un confidente con aviso de que la tropa había pasado ya del mas de Falcó. El confidente, que marchó a observarla, volvió corriendo, diciendo: “-La tropa está a medio cuarto de aquí”.

Sin pensar con la guardia que quedó abandonada, se dio un pan y carne y se marchó precipitadamente camino de Cinctorres. Al llegar cerca de este pueblo, nuestra descubierta vio la columna que había salido de Morella, que salía de Cinctorres. Rompimos por el Bovalar y ,al cabo de poco rato, los espías de la tropa se descubrieron por nuestra descubierta y, echando a correr, se les tiraron unos tiros sin resultado. La tropa hizo alto; y, así que nos vio romper camino de Portell, por la senda del Bovalar, rompió también la tropa.

Al llegar nuestra cabeza al peirón del mas de Arnal, corrió la voz de que pasase la brigada delante, pues el enemigo le teníamos a medio tiro de bala. Allí formamos para hacerles frente. Desplegaron guerrillas de cuarenta hombres, la de la izquierda bajaba por la parte del mas del Regall. Yo, con unos cuantos números, ocupé la pared que se halla al camino de la Iglesuela [les Cabrelles?] para esperarla.

Luego me mandan retirar y desfilamos camino de Portell. La tropa tocó a la carrera, y se nos puso encima, la guerrilla nos cortaba por el camino de la Iglesuela. Rompimos una pared y, dispersos, corrimos a coger una altura, lo cual logramos. Les hicimos frente; pero, en vez de romperse el fuego, tocan la tropa llamada a la guerrilla, echó a correr a escape y, unida al centro, hicieron lo propio, camino de Portell.>> (pàg.74)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


Segarra ens parla també d'aquest dia:

<<Doscientos carlistas alzados se apoderan de Cinctorres y obligan a los liberales a esconderse en Morella. Al día siguiente, los jefes de partida Polo, Mestre y Bordás se reunen con Vallés en la masía dels Pilás [prop de Santa Elena d'Ares hi ha un mas dels Pilars]. De allí se dirigieron a la masía de Clara. Ante la imposibilidad de cocer pan, varios carlistas dan un rodeo por las masías más cercanas para recoger el pan que necesitaban las partidas. Los isabelinos se enteraron de la presencia carlista por aquellas masías y salieron a su encuentro. Los carlistas, en inferioridad numérica, salieron huyendo en dirección a Portell. Fueron alcanzados al llegar al mas d'Arnal y dispersados.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 143. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


 1869

Agost, 21. Derrota carlina:

<<En este episodio Vallés levantó en Alcalà una partida de 180 hombres (entre los que se encontrarían destacados personajes como Vicente Bou o Agustín Pascual, alias "Coqueta") el 11 de agosto de 1869, que se sumó a las fuerzas de Agustín Mañes que actuaba en Alcossebre con el fin de proteger un esperado desembarco de armas. Poco a poco se fue convirtiendo en el jefe principal de las partidas levantadas en diversos pueblos (San Mateo, Traiguera, Ares, Cálig, etc.). Logró contactar con los sublevados de la Plana, dirigidos por Galindo, reuniendo bajo su mando una fuerza de unos 380 hombres.

 

Las fuerzas gubernamentalmente a las órdenes del Capitán General de Valencia, Rafael Primo de Rivera, fueron ocupando los principales focos de la sublevación: la columna de Alfaro, San Mateo, tropas procedentes de Valencia, Alcalá de Xivert; la columna del Teniente Coronel José Goicoechea, Albocàsser, y dos columnas procedentes de Morella se instalaron en Portell y Ares del Maestre. Éstas últimas eran comandadas por el Teniente Coronel Vicente Serrano, el cual tuvo noticia de que los sublevados se habían ido concentrando en Catí. La población fue atacada el 21 de agosto, produciéndose un cruento enfrentamiento. La victoria se decantó por el bando gubernamental, provocando bajas entre las fuerzas carlistas y la dispersión de todas las partidas. Algunos carlistas fueron encarcelados, otros se acogieron a indulto, regresando la mayoría a sus casas, hasta que volvieron a la lucha en la primavera de 1872. Lo mismo sucedería con nuestro personaje [Vallés]. Llama la atención que por su participación en este levantamiento no conste en su expediente ninguna condena o proceso. [...]>>

[CASTÁN FERRER, Cristóbal: Personajes del Maestrazgo Carlista: el Brigadier D. Francisco Vallés Roselló.]  aulamilitar.com


1869

Novembre. En les memòries del Groch, en el full 54-v, llegim:

<<El tio Bono de Portell y un tal Barandats eran los espías de Velarde en aquella época. A últimos de noviembre del 69 fuí a Portell de Secretario del Ayuntamiento. En febrero se presentó elección de diputado constituyente por la circunscripción de Morella y el partido carlista, falto de candidato, por haberlo así acordado las Juntas superiores, pensaron éstas votar al ex-gobernador, Portilla.

En Portell, de 180 y tantos electores, pocos, muy pocos los que no votaron; y menos los que votaron la candidatura del gobierno: Bono y un hermano de Vicente Molinos, José (Molinos). Velarde y el Juez Marsal trinaban contra mí; el primero estaba acusando cualquier revuelta para inventar un motivo para fusilarme. Más tarde, en otra elección, se presentó candidato carlista D. José Royo y Salvador, y luego, candidato para diputado provincial, D. José Centelles y Domingo; Portell se portó con la misma nobleza en ambas elecciones, a pesar de los esfuerzos que hicieron los satélites del gobierno que hicieron constituirse en Portell el Guardia Mayor de Montes, Vicente Sales, con capa de guardias de estado, pues quedaron derrotados los candidatos farsantes.>>

En el full 55 diu: <<Estando yo aun en Portell, lor revolucionarios de Forcall, instigados por el Polo, Maestro, Vicente Molinos y Camañes, quisieron pegar a cuantos carlistas encontraron por el pueblo. [...]>>

En el full 56: <<El médico Salvador, cuñado de los Palos, varias veces me incdicó la buena ocasión que tenía para bajar de Secretario a Forcall. [...] Yo le dije terminantemente que, como no se me llamase por todos (puesto que siempre me habían combatido), no me resolvía a dejar Portell; pues Vd. sabe lo que todos me aprecian, como lo hacían los de Ares del Maestre; uno solo que me haga la contra, que yo lo sepa, no iré. Además, si ahora me aprecian por los apuros que sufren, luego que yo me presente, no tardarán en reanudar su amistad para atacarme y tirarme fuera. Las lágrimas de la esposa me obligaron principalmente a resolverme bajar, pero le advertí de lo que luego pasaría.>>

En el full 56-v: <<[...] Acordados así verbalmente, les asaltó una dificultad: la de si yo querría o no aceptar, puesto que en Portell estaba bien. Tan recelosos estaban de lo que yo pudiera hacer, que el mismo Palos le dijo al Monfort que, si él en persona no venía a buscarme, enterándome de todo, estaba persuaadido que no bajaría. Monfort contestó que eso quedaba de su cuenta. Luego ya les entró el recelo si me calaría la boina. ¡Necios!>> (pàg.76-78)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]  


1870

Setembre. Grau, en un article sobre Ulldecona, ens parla d'un avís d'epidèmia des de Barcelona. Al manuscrit del forcallà Bordàs no ens en parla. O no va arribar o ja estaven massa acostumats:

<<El setembre de 1870 es va propagar una epidèmia de tifus icteroide (febre groga) a Barcelona. Des e Tarragona, el dia 19 arriba un comunicat que es copia d'un que s'havia enviat des del Ministeri de la Governació, en el qual s'ordena que es reunisca la Junta de Sanitat local, que els facultatius passen informe de qualsevol incidència que observen respecte d'algun possible símptoma de malaltia contagiosa, que la Junta determine "dos puntos en las afueras de la población y distantes convenientemente" que facen de llatzerets, "debiendo escoger estos sitios secos y aireados y de la mayor elevación posible", i, finalment, expliquen la manera com s'havia d'atendre els malalts, els familiars i les seues cases.>> (pàg.188)

[GRAU VERGE, Ferran (2004): Alguns apunts sobre la Tercera Guerra Carlista a Ulldecona i les terres a banda i banda del riu de la Sénia. Raïls, N.20 - Any 2004. pp.135-203.]  docplayer.es


1870

Novembre, 16. Amadeu de Savoia és triat rei d'Espanya. Després del regnat d'Isabel II i del periode de regència de dos anys del que aleshores era president del Consell de Ministres, Francisco Serrano Súñer, va ser triat un rei italià per a la recent proclamada, en 1868, monarquia constitucional. Aquest primer rei constitucional va ser Amadeu I.

<<Amadeu I d'Espanya (Torí, Piemont, 30 de maig de 1845 - Torí, Itàlia, 18 de gener de 1890) va ser duc d'Aosta, escollit com a rei d'Espanya de 1870 a 1873, durant el Sexenni Revolucionari, per les Corts espanyoles després de la Revolució Gloriosa de 1868 que va expulsar del país a la dinastia Borbó. La brevetat del seu regnat, de poc més de dos anys, va ser a causa de la inestabilitat política que vivia Espanya, el rebrot carlí, la guerra a Cuba i, sobretot, la mort del seu principal valedor, Joan Prim. [...]

Després de la Revolució de 1868 a Espanya es proclamà una monarquia constitucional, però hi hagué serioses dificultats, pel canvi de règim, a trobar un rei que acceptés el càrrec. Espanya en aquell temps era un país pobre i convuls. Finalment, el 16 de novembre de 1870, amb el suport del sector progressista de les Corts i dels carlistes, Amadeu de Savoia és triat rei com Amadeu I d'Espanya, succeint a Isabel II.

La figura d'Amadeu era vista amb predilecció per la classe progressista espanyola. Fill d'un rei liberal anomenat el Galant Home [Victor Manuel II d'Itàlia] que havia conduït a la Unificació italiana a bon port. Finalment fou, després de moltes discussions, elegit el duc d'Aosta com a rei d'Espanya. Mentre Amadeu viatja a Madrid per a prendre possessió del seu càrrec, el general Joan Prim, el seu principal valedor, mor assassinat. Després d'això Amadeu va tenir serioses dificultats a causa de la inestabilitat dels polítics espanyols, les conspiracions republicanes, els alçaments carlistes, el separatisme de Cuba, les disputes entre els seus propis aliats i alguns intents d'assassinat. Per tot això, el seu regnat va durar tres anys. Va abdicar per iniciativa pròpia l'11 de febrer de 1873, tornant a Itàlia on va assumir el títol de duc d'Aosta. A la seva marxa es va proclamar la Primera República Espanyola. [...]

Per tant, a Amadeu I no el va substituir cap rei, sinó el primer president de la Primera República Espanyola, el català Estanislau Figueras i de Moragas, que va ser president durant quatre mesos, en 1873.

[ca.wikipedia.org]


1870

Desembre, 27-30. Assassinat del President del Govern, Joan Prim i Prats. El mateix dia 27, Prim tenia sessió parlamentària i al sortir al vespres en el seu cotxe de cavalls es va endinsar al carrer del Turc, a prop  del Congrès, on el seu pas va ser obstaculitzat. Uns homes armats van obrir foc. Va morir de les ferides el 30 de desembre de 1870, després de conèixer el desembarcament d'Amadeu. Alguns indicis assenyalen al duc de Montpensier i el regent general Serrano coma instigadors i el republicà Paúl y Angulo coma executor amb antres 9 homes. L'estudi de l'advocat reusenc Antoni Pedrol Rius va aclarir en 1960 el misteri del seu assassinat quant als autors materials (Paúl y Angulo i altres), però sobre els instigadors res no es pot demostrar. [ca.wikipedia.org]


1871

Gener, 1. Es posa en marxa el Registre Civil, arran de l'entrada en vigor de la Llei Provisional 2/1870, de 17 de juny, per a l'execució de les lleis de matrimoni i Registre Civil. S'havien d'inscriure les dades referents a l'estat civil de tots els espanyols (naixements, matrimonis, defuncions, etc.). Compleix la funció d'instrument de publicitat dels estats civils de les persones. [ca.wikipedia.org]


1871

Febrer. Bordás, que havia estat secretaria a Portell, torna a Forcall. Ens explica que hi havia molt de joc brut en les eleccions:

<<El 17 o 19 de febrero de 1871, se me llamó por el Ayuntamiento de Forcall no sólo para la toma de posesión si que para practicar el escrutinio general y estender las actas del Diputado provincial elegido en el Distrito. Así lo hice; y el candidato del gobierno quedó derrotado por gran número de votos; esto fue debido a la elección, pero el quedar nulas algunas actas de los pueblos de la Tinanza debiose a mis instrucciones dadas a la mesa escrutadora; Corachar enía 31 electores y todos votaron; pero las actas se anularon por defectos e ilegalidades que se observaron. Gran rabia se observó en Velarde por mi bajada de Secretario a Forcall. Próximas las elecciones, que debían verificarse en los días del... de... ambos inclusive [sic; les eleccions van ser del 8 al 11 de març (historiaelectoral.com)], indujeron a Velarde recorrer los pueblos de la riera, especialmente Forcall. [...] Velarde pasó a casa del Alcalde Guarch y, en la sala de la reja que da frente a la plaza, mandó reunir el Ayuntamiento. Allí previno y amenazó de mil maneras el que a todo trance debían ganarse las elecciones por el candidato ministerial o bien que les había de girar la pelleja y hacer rodar las cabezas hasta el río. Entonces el regidor Monfort díjole: "Si así quiere que se haga, ¿dónde está la libertad del sufragio tan cacareada?" [...] Llegados los días de la elección, destacáronse dos compañías en Forcall a las órdenes del Capitán Trigos y otro. Eran del Infante. La noche anterior, a cosa de la una de la madrugada, recibió un oficio el alcalde de Forcall del Juez municipal de Cinctorres, en el que se disponía que, por orden del de primera instancia, se me sumariara sobre la ocupación de varias armas en dicho pueblo, en el año 69, y que me presentara sin falta alguna para las ocho de la mañana, a fin de recibirme la oportuna declaración. Me presenté a Cinctorres, pero nada se hizo, aunque vi la orden del Juzgado. [...] Entradas las elecciones, la tropa recorría el pueblo, arma al brazo, y Velarde envió al alcalde Guarch papeletas del candidato ministerial para que por él fuesen entregadas a los electores. Las papeletas se las entregó al alcalde uno de los Capitanes, las cuales tenía Polo. [...] Mucho empeño tomaron en ganar la elección, pero pocos fueron los votos que obtuvo el candidato del Gobierno [...] Triumfaron los candidatos carlistas Royo y el que tan sólo era en apariencia, Pedro Palos, pero que se portó bien en este caso.>> (pàg.78-80)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1871

Juny. El carlista Bordás ens explica com li repugnava el compliment del Registre Civil, especialment que es pugueren fer caçaments pel civil i no per l'església:

<<Sería ya el junio, cuando Camañes, conociendo el inmenso trabajo del Juzgado municipal en la ley que comenzó a regir del Registro civil, los muchos juicios de faltas que se celebraban y que a la par seguían las causas criminales, sin que dejase un céntimo de producto, renunció esta Secretaría la que el Juez Polo, usando de la ley, me hizo encargar a mí íntegramente. Varias cuestiones tuve con el Polo en lo tocante al cumplimiento del Registro civil, pues repugnaba en extremo a mi conciencia, como católico y como carlista. Al contrario sucedía en Polo, pues estaba más henchido que pavo real; bien que la facultad de casar civilmente, la esperaba con ansiedad, siendo alcalde. Cierto día que fui a su casa a informarle de la manera que debía valerse para contraer el matrimonio escandaloso y sacrílego, me llamó a tiempo que estaba en secretaría con encargo de que le trajera a casa la ley del Registro civil. El consultante era un hijo de Pascual N. alias 'de Guarda' de Cinctorres; y decía que el Secretario de Cinctorres no entendía la ley ni sabía cómo debía celebrarse. A lo que le contesté: "Navarro sentirá igual repugnancia que yo y aquel Juez sentirá lo propio; y con esto queda explicada la causa de no entender la ley." El soberbio Polo contestó enseguida enfurecido: "También yo tendré el derecho de denunciarles al Sr. Juez del Partido por infringidores de la ley". Y añadió: "¿pues que no es este acto más propio de la autoridad civil que del Cura fanático? Además el clero exige derechos escandalosos en matrimonios y dispensas, y esto repugna a todo hombre sensato y de mediana razón. [...] La Ley del infame Registro civil quería se llevara, como suele decirse, a punta de lanza; cualquier faltilla en que incurriesen los vecinos, siempre amenazaba corregirlo con multas. Muchas cuestiones se suscitaron con el Sr. Cura; tanto que éste se vio precisado a decirle que, si hasta entonces había sido prudente en callar, en adelante haría ver a los ojos del público su conducta. [...] Venidos los contrayentes, subimos al salón para proceder a la celebración del concubinato, del que fueron testigos el alcalde y hermano, que venían puestos con capa; no así el novio y la novia, pues aquél vino con manta, que no se quitó para nada y ésta, sin mantilla ni siquiera pañuelo en la cabeza. Sobre la mesa estaba un velón y un muñeco, que le habían vestido de Niño Jesús. Allí nadie se descubrió, escepto el caballero Juez, y éste hizo leer al pie de la letra los artículos de la ley satánica con las actas; les hizo levantar, juntóles las manos y profirió al mismo tiempo la blasfemia. ¡Qué escándalo! Cuando el Cura lo supo, trinaba. >> (pàg.80-81 i 90)

Ens fa també partíceps d'una discusió ideològica molt esclaridora:

<<En una cuestión que promovimos en la propia casa del Polo, en la cual le dije que era necesario no tener conciencia para ejercer los cargos de Juez, Fiscal y Secretario municipal, y que el día llegaría en que la Iglesia y el clero recuperasen los derechos y autoridad que, con escándalo de la Nación, les había arrebatado sacrílegamente una revolución de hombres ateos, apoyada y defendida en los pueblos por un puñado de necios petulantes. Contestó, balbuciendo de coraje (todo él temblaba): "Los cojones, reinará Carlos VII; los carlistas son unos ladrones; el clero, en su mayoría, muy farsantes, que no han hecho más que engañar al pueblo ignorante hasta aquí. Véase los adelantos hechos en todas las demás naciones, debido a haber separado la Iglesia del Estado; y sólo España yace hoy sumida bajo el pie de los fanáticos clérigos y de unos cuantos que, a título de católicos y de carlistas, quieren restablecer leyes tiránicas y absurdas para acabar con la Nación.>> (pàg.81)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1871

Juny, 7 (la vespra del Corpus). En el llibre del Groch, al full 108, escriu Bordás un fragment de converça amb un comandant liberal i un capità de la Guàrdia Civil:

<<El Comandante Ribero tendría presente [el 2 de febrer de 1873] sin duda la conversación amistosa que con él y Capitán de la Guardia Civil tuve en el Calvario la víspera de Corpus de 1871, en ocasión de reunirnos impensadamente en dicho punto. Ellos estaban en el Calvario cuando entré, les saludé y dióme la petaca para que hiciera un cigarro. Comenzamos a pasear y luego el cívico dijo (habábamos de lo hermosos que estaban los campos): "parece que Dios favorece con las lluvias desde la entrada de Amadeo a España". En cuyo caso, díjele yo: "también hay ocasiones que el diablo hace llover, además, se ha visto muchas veces que Dios nos presenta las cosechas más halagüeñas y luego, en un abrir y cerrar de ojos, las destruye por completo. Dios derrama sobre el hombre bendiciones y castigos, según la manera con que éste obra, y España no puede esperar sino esto último". Entonces el Cívico, poniéndome la mano en el ombre [sic, hombro?] díjole a Rivero: "aquí tenemos el primer conspirador del Maestrazgo". Repliquéle: "así lo dicen cuantos mal te quieren". Ribero siguiendo la conversación, dijo: "entonces, nos lo llevamos atado"; a lo cual, contestéle: "podrá V. hacer lo que quiera, aunque no lo espero, pero tampoco puedo ni debo negar que mis ideas son carlistas hasta la médula de los huesos, que diga le haya jamás insultado o perjudicado en lo más mínimo". Ribero, elogiando las ideas del partido, dijo que, si el partido carlista se hacía con el poder, se eternizaba sin duda, pues efectivamente eran los más netos y puros, si es que se llevaba a efecto el programa de D. Carlos. Añadió: "lo que me extraña es que D. Carlos no aceptase la Constitución formulada por Cabrera, con la que hubiera podido entronizarse y luego haberse proclamado absoluto". Díjele: "el partido carlista no puede ni debe mancillar la bandera tradicional que ha levantado ni en un ápice, pues entonces podía decirse y hablarse de él como se habla de los gobiernos liberales, que hoy proclaman una cosa y mañana, otra; efecto todo de la ambición que domina a unos cuantos que se creen hombres de saber y de progreso, no procurando sino hacerse poder y llenar el cofre, como hasta aquí nos lo ha enseñado la esperiencia, y así, no podemos esperar más que mal y muy mal". Entrámonos al pueblo, y ellos marcharon a su alojamiento y yo, a casa. Dejo aquí la conversación, por quedar ya espresada lo substanciado sobre qué versó, y todo ello fue sobre lo dicho.>>  (pàg.110)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Febrer. El carlista Bordás ens continua explicant coses, sobretot les tensions que pateix mentre treballa a l'Ajuntament de Forcall:

<<Ya tenía yo enemigos que, aunque aparentaban haberse amansado, como lo daban a entender a mi bajada de Portell, se encendió nuevamente la hoguera de la venganza y de la rabia, tan viva como antes o más, contra mi pobre persona. En estas gentes, la razón y la justicia y aún la conciencia, había de sujetarse a su capricho y voluntad. Llegó el caso de la elección de Ayuntamiento y, entre los demás elegidos, lo fueron Pedro Palos Guarch, Tomás Carceller y Gaspar Beltrán, que ya no se separaban un momento del Polo y Ejarque, sujetos a quienes poco antes de mi bajada de Portell los temía tanto con solo verlos, por ser de ideas tan funestas y contrarias a las que ellos abrazaban según decían: "carlistas, ¡Embusteros!" [...] En cierta ocasión vino un ciego a Forcall y en cierta casa se estaba divirtiendo la gente en oirle cantar el himno de D. Carlos y otras coplas por el estilo. Polo lo oyó y fue enseguida a comunicarlo a Ejarque, su fiscal. Por el Arañad (el portero) envióle recado al alcalde Guarch para que inmediatamente llamara el ciego a la sala y le corrigiera e hiciera callar; pues de no hacerlo, daría parte al Juzgado. Guarch así lo cumplió, pero el ciego siguió cantando sus ideas. El Juez Polo trinaba, pues lo mismo el ciego que el Alcalde lo hicieron público. En... [sic] de febrero de 1872 tomó posesión el nuevo Ayuntamiento y por la noche se hizo el nombramiento del sereno, que el Ayuntamiento cesante había suprimido para hacer economías.>> (pàg.82-83)

I continua explicant coses, sense especificar les dates, i torna a criticar el Registre Civil:

<<Vino la elección a Diputados a Cortes, en la que el gobierno presentó candidato al mal llamado canónigo Morros (Moros). El juez de Morella no pensó sino en llamarme a mí por medio de oficio para que me presentara sin escusa ni pretexto ante su autoridad. Ya estaba yo receloso por lo que pudiera ser el llamamiento y así no vacilé en presentarme. El Juez había salido aquel día para Ortells y Villores en persecución de una fábrica de moneda falsa. La fábrica y monederos habían volado la noche antes hacia Fortanete con las caballerías de Ponciano Carbó. [...] "A cualquier hombre, medianamente sensato, no se le oculta que la ley del Registro Civil incluye a las muy repugnantes, pues arranca a la Iglesia un sacramento instituído por su fundador y a la par mancilla la ilustración y buena fe intachable del clero". [...] Pues yo, si vine a Forcall, lo hice por la de Ayuntamiento solamente.>> (pàg.83-84)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Setmana Santa. El carlista Bordás continua explicant-nos com de turbulentes eren les eleccions:

<<Próximas ya las elecciones, el Gobernador de provincia llamó a todos los alcaldes y secretarios; yo no quise ir. Más tarde, el mismo Gobernador llamó por 2ª vez a los alcaldes de Castellfort, Cinctorres y Forcall. Yo no estaba dispuesto a obedecer aquella orden; pero, a última hora, me resolví a hacerlo, en vista del miedo aparente del alcalde. Llegamos a Castellón y presentámonos a la Gobernación a las 9 de la mañana del miércoles de Semana Santa del 72. Estuvimos todo el día, pero sin llamarnos ni decirnos chut. El Jueves Santo pudimos hablarle y encargó volviésemos de tare, que nos despacharía. [...] Estuvimos hasta las 10 de la noche y sin despacharnos; y yo, en vista de la estratajema, tomé el coche y Forcall me llama. En cualquier punto que encontraba con alguna pareja de la Guardia Civil, creía con fundamento que salía a mi encuentro y retornarme a Castellón. Llegué a Forcall sin novedad, la víspera de la elección de la mesa, Sábado Santo. Los revoltosos, alentados por los Gefes de Forcall y autoridades del partido, siempre se veían reunidos en tabernas, tiendas de aguardiente, lo mismo de noche que de día, bien armados de revólver, trabuco y puñal y a vista de todo el pueblo, pues estaban autorizados por el Gobierno de provincia que les espidió la correspondiente licencia gratis, para el uso de toda clase de armas. La casa tienda de José Querol Molinos, la de Gabriel Camañes y la taberna de Agustín Mestre alias 'Tejido' o 'Tejida', era donde celebraban sus continuadas reuniones y comilonas, especialmente en las dos primeras, que era en donde las hacían de carneros enteros y en donde se tomaban acuerdos y resoluciones para asesinar a éste o al otro. En la de Camañes se acordó asesinarme a mí, en dondequiera que me hallase; pues sabían que el perder o ganar la elección consistía en mí, y sabían muy bien que no me avasallarían por nada ni por nadie. [...] La víspera de la elección, en la taberna de la Tejida (era de noche) estaba Manuel Adell alias 'Difunto'; en la cocina estaban el Calderé, el Sanantoné y otros revolucionarios; bajaron y principiaron a descargarle palos en la cabeza, que le dejaron por muerto. [...] El segundo día de elección se presentó a Forcall el Sargento del Infante, José Broto, con 16 individuos de tropa del Infante con pretexto de sostener el orden. También llegó Morros; salióle a recibirle a la Consolación la espléndida y honrosa comitiva de su talle, cuales eran Serafina, Ratad de Pujamante, Mino, el Overo, Santantoné con muchos más borrachos y perdularios, como el Michá de Bori, etc.; todos iban con mantas y las cruces con que estaban distinguidos por sus hazañas de taberna, las llevaban gravadas en las pecheras de la camisa. Vicentot y Calderé eran los que ocupaban el primer lugar, al lado del escomulgado. ¡Qué escándalo! ¡Qué desvergüenza! Aquel día presentose en la Secretaría un investigador de matrículas y, pidiéndome la matrícula, se la entregué, diciéndole que en días de elección estaban prohibidas por ley las investigaciones y espedientes de cualquier especie; menos se le autorizará a V. el allanamiento de ningún domicilio. Por consiguiente está V. despachado. Quiso indicar se apoyase la candidatura Morros. [...] Esta noche segunda de elecciones funcionaba a sus anchas la partida de la porra; pero, no hallando con quién ensañarse, se redujo todo a tiros. El sargento de tropas la apoyaba. Durante este día Vicentot con los porreros recorrían los colegios con sus revólveres enganchados y trabucos bajo la manta. No había asesino ni otros inhabilitados y algunos de menor edad que en las listas no se habían incluído por tales causas, que dejasen de entrar mil veces en Secretaría, reclamando el derecho electoral. Nos trajeron uno que más de treinta años no vivía en Forcall y que había estinguido varias condenas por ladrón. El último día de elección llegó el alcalde Carceller y presentóse a la sala donde estaban los colegios; en vista de la escena que iba a presentarse, marchó. [...] Al ver fracasado mi pensamiento, y Palos llorando, díjele: "Pues no hay más remedio que armarse todo Dios, y gente a la plaza para cuando llegue el escrutinio". Así se hizo, y los revoltosos ya iban perdiendo terreno. [...] Como el Ayuntamiento en lo general pertenecía al bando liberal, pues que tan sólo eran carlistas de apariencia, continuaban su amistad íntima con los Gefes de Partido, Polo y Ejarque, celebrando reuniones, ya en casa del uno ya del otro.>> (pàg.86-88 i 90)

Continua expicant com, per un mateix delicte, segons qui era se li posava major o menor pena:

<<A propósito, contra Tomás Aguilar alias 'Boquicha', ratero de montes de vida continuada, se le aprendió por el guadia pillando habas; como hombre de tal conducta, se le aplicó toda la ley, imponiéndole 15 días de arresto y costes. Francisco Carbó alias 'Roch' se le aprendió por el guardia pillando habas en heredad de un cuñado, que pasó por ella a tiempo que marchaba a los vasos (colmenas). [...] En su vista se le aplicó un día de arresto, que mandaba la ley y costas, encargándole el cumplimiento el día que mejor le viniese. Así quedó y todos contentos. No tardó mucho cuando el alcalde 'Mau' (Carceller) con Ejarque y Polo, comienzan a quejarse por la sentencia tan mal ejecutada en este juicio respecto a la de 'Boquicha'. 'Esopo' (Palos) decía que se les había engañado. [...] ¿Para qué el artículo que dice: "de uno a quince días sino para la diferencia del castigo y aplicación según las circunstancias y conducta del reo?>> (pàg.91)

I ja tornen a haver eleccions:

<<Vinieron nuevas elecciones de Diputados a Cortes y provinciales y el ayuntamiento que tan carlista se manifestaba con todos sus satélites, por más que el partido les animaba a tomar parte, no quisieron hacerlo. En una ocasión vino José Ferrer de Morella, con carta de D. Gaspar Jovaní, recomendando la candidatura de D. José Giner, Barón de Benicasim y de Puebla Tornesa; pero todo se despreció. Al siguiente día bajó el Juez de Morella, recomendando la candidatura del gobierno; pero tampoco se apreció, ni siquiera se constituyeron las mesas; y así, en mi concepto, no había necesidad de dar ya parte hasta que estas se constituyesen. Ejarque y demás con 'Esopo' (Palos) y 'Mau' (Carceller), opinaron lo contrario; y he aquí el gran altercado que se promovió.>> (pàg.91)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Abril, 15. En el pròleg del llibre del Groc, Comas ens parla d'altres rebel·lions posteriors a la del Groc i, finalment, de la darrera carlinada:

<<L'última carlinada (1872-1876), iniciada oficialment amb la declaració del pretendent carlí el 15 d'abril, significava l'abandó de la via legal proposada pels nous carlins, és a dir, els components del moderantisme liberal, i la tornada al bel·licisme. Les nostres comarques com deien els diaris de l'època (Comas 1988, 12) mostraren escàs interès en un principi. Fet plenament confirmat en el llibre ara presentat, ja que no es produí cap moviment fins ben entrat el desembre.>> (pàg.29)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


 1872

Abril, 21. S'inicia la Tercera Guerra Carlina (1872-1876).

<<Bajo la dirección del nieto de Carlos María Isidro de Bordón, D. Carlos de Bordón y Austria-Este, proclamado como Carlos VII por sus partidarios, se inicia la tercera guerra carlista. El día 21 de abril Carlos VII ordena a sus generales el inicio del alzamiento. Cabrera rehusa reiteradamente la jefatura del ejército que le ofrece el pretendiente carlista. [...]

1874. Los voluntarios que luchaban en el bando isabelino en las comarcas catalanas eran conocidos como 'cipaios'. En Morella y comarca eran conocidos como 'negres', los carlistas como 'blanc'. Los carlistas en Morella también tenían otros dos motes. 'Los del pantalón', que eran las clases nobles y ricas, y 'los de l'espardenya', que era la gente modesta.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 147. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


Ferran Grau ens diu més coses:

<<Molts catòlics que s'havien mantingut fidels a la legitimitat isabelina començaran a veure amb bons ulls una opció monàrquica i, a més, defensora de la supremacia de l'Església en la societat i en la política. Els fets que s'esdevindrien (una constitució laica, l'arribada d'un rei procedent de la dinastia "més herètica de la terra", 'Macarroni I' -Amadeu I-, la pèrdua de poder local amb el sufragi universal masculí, etc.) els reforçaran en la seua acció. Això farà que els carlistes reben, durant la guerra, el suport dels catòlics més conservadors. Curiosament, en algunes fases fins i tot lluitaran colze a colze amb els republicans. La qüestió és que, després de bones dosis de propaganda política difosa per agents subversius i després de diferents intents, el 1872 els carlistes van passar a l'acció. S'inicia així la Tercera Guerra Carlista.>> (pàg.135)

[GRAU VERGE, Ferran (2004): Alguns apunts sobre la Tercera Guerra Carlista a Ulldecona i les terres a banda i banda del riu de la Sénia. Raïls, N.20 - Any 2004. pp.135-203.]  docplayer.es


 1872

Abril, 21. Urcelay, en la seua cronologia de les guerres carlines, diu:

<<Abril.- Carlos VII da la orden a todos los comandantes generales carlistas de iniciar el alzamiento el 21 de Abril. Cabrera rehusa la jefatura del carlismo que reiteradametne le ofrece Don Carlos, absteniéndose de tomar parte en el alzamiento. Pascual Gamundi, Madrazo, Pinchas, Polo, etc., levantan partidas en distintos puntos de Aragón y el Maestrazgo. Marco de Bello, nombrado Comandante General de Aragón, levanta su propia partida, por la parte de Cantavieja, reuniendo unos doscientos hombres.>> (pàg.26)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


1872

Abril, 27. Segarra ens diu que l'ajuntament de Catí va rebre un escrit per a que tancaren els masos:

<<El 27 de abril de 1872 el Ayuntamiento de Catí, como en otros pueblos, recibe un escrito de las autoridades isabelinas ordenando a los masoveros el cierre de sus masías y su tralado al pueblo. Esta orden se volvería a repetir el 21 de septiembre del mismo año.>> (pàg.287)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


1872

Maig. 20-22. Llegim en una publicació oficial de l'exèrcit:

<<El 20, las facciones batidas el día anterior salieron para La Iglesuela, bastante mermadas a causa de los que se iban presentando a indulto, y el 22 se hallaban fraccionadas y repartidas entre los pueblos de La Iglesuela, Cinc Torres, Chert, Benasal y Castellfort. En este último, ocurrió el citado día, un encuentro con las partidas de Polo y el Fideero (Talarn), fuertes de unos 180 hombres. Según el parte de Maturana, a la llegada de su columna al pueblo, las facciones que lo ocupaban se fraccionaron, dejando sólo unos cuantos hombres dentro de las primeras casas y torre de la iglesia, para proteger a los demás que se encaminaron hacia la ermita de San Pedro. [...]>> (Vol.12, pàg.61)

[CUERPO DE ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO, EL. Narración militar de la Guerra Carlista de 1869 a 1876 por el Cuerpo de Estado Mayor del Ejército. Publicada por el Depósito de la Guerra. Tomo XII. Imprenta y Litografía del Depósito de la Guerra. Madrid. 1888.] archive.org


 1872

Juny. Urcelay, en la seua cronologia de les guerres carlines, ens diu que el pretendent ens tornava els furs. Si haguera guanyat la guerra...

<<Junio.- Don Carlos reconoce los fueros de Cataluña, Aragón y Valencia.>> (pàg.26)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


1872

Setembre, 21. Segarra ens diu que l'ajuntament de Catí va rebre un escrit per a que tancaren els masos:

<<El 27 de abril de 1872 el Ayuntamiento de Catí, como en otros pueblos, recibe un escrito de las autoridades isabelinas ordenando a los masoveros el cierre de sus masías y su tralado al pueblo. Esta orden se volvería a repetir el 21 de septiembre del mismo año.>> (pàg.287)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


1872

Octubre, 30. El carlista Bordás diu que és acomiadat de Secretari de Forcall:

<<Llegó el 30 de octubre del mismo año 72, y me separaron de Secretario, por no merecerles confianza. [...] Al decirle a 'Esopo' (Pedro Palos) la partida serrana [putada] que me habían hecho en haberme hecho bajar de Portell, tuvo la desvergüenza de contestar que en nada había intervenido él, cuando él fue uno de los que más trabajaron para ello, según me aseguró mi amigo Monfort. Querían ellos un Secretario como Ejarque, que, con razón o sin ella, apoyase en todo y por todo al ayuntamiento [...] pero, a fin y al cabo, era justicia de liberales.>> (pàg.96-97)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Desembre, 2. Alguns projectes que recullia el diari de sessions d'aquell dia. Segarra ens diu el perquè creu ell que revifa la lluita. Resulta molt interessant per tal d'entendre a què s'oposaven els carlistes:

<<Este recrudecimiento de la lucha armada era debido a los proyectos del último gobierno de Amadeo de Saboya, presidido por Ruiz Zorrilla, que intentaba aprobar una serie de proyectos de ley en las Cortes, que atacaban directamente a la Iglesia, como eran la secularización de los cementerios, el pago a la Iglesia por medio de los ayuntamientos, y la suspensión de varios obispados por motivos económicos. Estos proyectos eran una continuidad de carácter laico que tenía la Constitución de 1869, la cual defendía la libertad de cultos como uno de los derechos primordiales de toda democracia. Este punto y el proyecto de matrimonio civil presentado a las Cortes en 1870 ya habían despertado duras críticas por parte de los carlistas, los partidos más conservadores y altas jerarquías de la Iglesia. Ruiz Zorrilla no se contentaba con esto, pretendía también la separación de la Iglesia y el Estado, incluso pretendía que la Iglesia solamente la pagaran los creyentes católicos, no todos los ciudadanos españoles. (Diario de Sesiones, 2 de diciembre de 1872). Pretendían dejar a la Iglesia como una institución más. Además, pretendía la abolición de la esclavitud que, tras múltiples discusiones, fue aprobada el 22 de marzo de 1873.>> (pàg.286)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


1872

Desembre, 13-19. En la memòria del Groch, al full 87-v i 88 diu:

<<El 13 de Diciembre se presentó Polo a Forcall [...] entró Sisco y comenzó a insultarme y amenazarme con su genio bruto, hasta que había sido un traidor a la causa. Contesté que había sido tan fiel y consecuente como el carlista más neto. [...] Eran 19 las boinas que tenía prevenidas con borla de algodón; las 16 sobrantes (pues las empleé con mi hijo y yerno) fueron repartidas entre los voluntarios que salieron aquella misma tarde. Aquella tarde me detuve en dejar cuanto pude arreglados los negocios de casa y más me entretuvo el Ayuntamiento para darme 400 reales de los 700 y pico que me adeudaba. Salí de noche ya con los dos hijos y paramos en Cinctorres, en donde creí hallar la partida.

Seis días pasé entre San Cristóbal y la masía Embela, a cuyo punto me envió el hijo de Polo y su confidente, siempre con encargo que no me moviese hasta tener aviso. Cansado de esperar, me dirijí a la masía Clara; y desde allí envié a Ignacio [el seu fill] a Castellfort para que Roch me dijera dónde podría encontrarme con la partida. [...] A las once de aquella noche volvió el propio que había hallado en Benasal a Polo, Cucala y otros; y con encargo de aquel que el día siguiente acudiese al Coll de Ares a cosa de las once de la mañana y que no me moviese hasta recibir su aviso, si es que a dicha hora no le encontraba. [...]>> (pàg.100)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Desembre, 19-23. A les memòries dedicades al Groch, podem llegir el dia a dia d'aquell moment tan tens:

<<En ese día, que era el 19 de Diciembre, fue el ataque de Villar de Canes. Polo, con unos 50 hombres de varias partidas inclusos algunos de la suya durmió en Benicabó, término de Castellfort; y Cucala cruzó por Villafranca; desde este pueblo ofició a Castelfort disponiendo que las fuerzas acudiesen para su reunión a la Iglesuela del Cid, como se verificó a las 11 de la mañana del día siguiente, 20. 'Barret' (José Sorolla) y doce o trece más de Forcall, que habían hecho la primera salida, ya marcharon de Iglesuela y se indultaron. Sisco no se alegró mucho, al verme en la partida ni Carbó tampoco [...] El primero víase ya derrotado, pues ninguna influencia podía tener, como no la tuvo nunca, ni en la partida ni en los pueblos; pues su carácter brusco sólo imponía terror. [...] Polo tenía presente los insultos mios de Forcall y los que pocos dias antes, por la noche, infirió contra Ignacio en el mas de Clara, prohibiéndole la entrada en la masía y diciéndole: ‘Ni tu ni tu padre hacéis ninguna falta en la partida’.”>> (pàg.101)

I en el mateix full i el següent,

<<En Cinctorres teníamos una columna enemiga de 39 soldados y las clases; yo creí que íbamos a sorprenderla, y era de pensar así, por cuanto cuando dicha columna entró en Cinctorres nos trajo el hijo de Polo municiones metálicas en Portell donde estábamos; y, dando vuelta por la Rambla Celumbres, caimos a cosa de las 11 de la noche en el más de Clara. En la Iglesuela teníamos otra columna de seis compañías, sobre 350 hombres. Polo no sabía que yo tuviese estas noticias, por cuanto, al rayar el alba, vino a buscarme donde durmiendo estaba y me hizo salir a la era, esplicándome lo que había en Cinctorres e Iglesuela, aumentando la fuerza de Cinctorres a 100 hombres. Díjele yo que no había más que la fuerza que llevo dicho anteriormente; y, como él insistiera, añadile que, aún siendo como él decía, podíamos esperarlos y atacarles en el Boalar, punto el más a propósito y ventajoso para nosotros. Nada atendió, entramos a casa, aguardiente y cigarros, y en paz. [...] Al día siguiente 21 de Diciembre, Domingo, a Castellfort, hasta que se nos presentó a la vista la columna enemiga de seis compañías; nosotros desfilamos por los carrascales por la muela de San Pedro derecho al hostal de la Roya; Polo delante, y nos paramos hasta Moixacre. Tiros en Castellfort con la partida de Felipe. Tadeo de Forcall con Garrilla y otros ya desde allí marchó a indultarse. Al poco rato que estábamos en Moixacre, desfilamos a Vallibona y venimos a pasar la tarde del 22 al mas de la José, en Vallibona. Allí me hizo encargar Polo de la 2ª compañía. [...] Toda la noche estuvimos andando por los barrancos de la Tinanza y raro, muy raro fue el hombre que no cayó muchas veces; los guías perdieron los caminos algunas veces; a la luz de las cerillas salíamos de algunos puntos y, al fin, serían las doce de la noche cuando lelgamos a Santo Domingo de Vallibona. [...]>> (pàg.101-102)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


Segarra ens parla també d'aquests dies:

<<Desembre, 18. Cucala manda reunir a todas sus partidas en Benassal para unificar criterios de lucha. Al día siguiente se trasladan a Vilar de Canes donde coinciden con la llegada del comandante isabelino Eduardo Maturana con tres compañías de cazadores de Barcelona. Entablan una feroz y equilibrada lucha hasta que llega un pelotón de la Guardia Civil que obliga a los carlistas a salir huyendo en desbandada del lugar. Fueron perseguidos en dirección a Cantavieja, y al llegar a la Sierra Palomita, los carlistas se parapetan, y los isabelinos se instalan en La Iglesuela, no sin antes colocar un importante retén en la carretera de La Mata para cortarles la retirada. Cucala no tuvo otra opción nuevamente en la provincia de Castellón. Mientras tanto, Polo se había separado de Cucala, sostenía sendos enfrentamientos, el día 22 en la masía Clara, y el 23, en Castellfort.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 157. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


I també Kotska, en el capítol cinquè:

<<Entre tanto la columna que los perseguía se había situado en la Iglesuela población rayana entre Aragón y Valencia, más al sur de la posición que los carlistas ocupaban; y cerrándoles también el paso se hallaba en La Mata otra columna que desde Aragón había ido a hostilizarlos. Acosado por estas fuerzas y siendo difícil a Cucala penetrar en el Maestrazgo, descendió rápidamente hasta la cuenca del Mijares por donde volvió a entrar en la provincia de Castellón. Polo tuvo que separarse de Cucala y se vio obligado a tirotearse varias veces aunque sin resultado con las tropas que le perseguían. Una de estas escaramuzas tuvo lugar el 22 en la masía de Clara y otra el 23 en Castellfort, de donde huyó sin esperar la llegada de sus enemigos.>> (p.47)

[KOSTKA, Estanislao (1877): Efemérides de la guerra civil en el alto Maestrazgo. Ed. Librerías Paris-Valencia.] Vista d'algun fragment en: books.google.es


1872

Desembre, 24-30. Continuem llegint el dia a dia del diari del carlí Borrás:

<<Al día siguiente, 24, regresamos a Vallibona y de allí pasamos a Chert; cuando íbamos a alojarnos, me dieron aviso de que en San Mateo y Catí había dos columnas; avisé de ello a Polo y nos salimos a dormir a la masía de la Barcella. Al día siguiente, 25 de Diciembre (Natividad), comimos en Rosell y bajamos a Cenia, uniéndonos con el Sr. Ferrer (Q.E.P.D.). A consecuencia de la revolución que se armó con el toque de una corneta de caballería a la carga y unos tiros de revólver que le stiraron de la misma casa a Ignacio y Manuel, marchamos de Cenia, pasando a unas masías de Vallibona; [...] El 26, cruzamos por Ares y dormimos en Castellfort. El 27, salimos para Iglesuela y salmimos sobre las nueve para Cantavieja. Desués de las once del día tomamos otra vez el camino de Iglesuela (día hubo de estar tres veces); y, al estar a la vista del pueblo, vino propio, diciendo que había una columna de carabineros; Polo levantó la vista, dándome el caballo en que iba montado, vio los carabineros y, volviendo grupas, dijo, "atrás, atrás, que están ahí"; nosotros íbamos de vanguardia; pero entonces, como siempre que había peligro, Ferrer a retaguardia. A dormir en dos masadas del barranco [Casas de San Juan]; yo y Chironi, en una masía, Ferrer y Polo en otra.>> (pàg.102-103)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


Desembre, 24. D'aquell dia, també diu Borrás, una mica més avant:

<<La Noche Buena que descansamos en la Barcella, en Chert, se nos unió Mariano Sanz con su hijo, oficial que dijo era de la Guerra de los Siete Años; hizo creer que llevaría tanta y más cuanta gente a la partida, por lo que captó gran amistad con Polo; al hijo le hizo cabo enseguida. Hombres, aún no ha venido ninguno.>> (pàg.103)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


1872

Desembre, 31. En les memòries dedicades al Groch, al full 92-v i 93, diu:

<<Hasta el 31 fuimos dando vueltas, barranco de San Juan arriba y barranco de San Juan abajo; y serían como las nueve o diez horas de la noche, llegamos a la masía del Regall. En este día, ya más de metá de tarde, se presentó Tadeo Guarch, sin arma y sin ningún uniforme; se dejó unos cuantos de Forcall que, al cruzar por el río de Cuba, desaparecieron. Llegados al Regall, díjele a Polo que podía darme pase para marcharme a practicar cierta diligencia, que interesaba a la causa y lo cual sabía le tenía indicado hacía algunos días. Me contestó delante de Ferrer que en aquel momento no podía hacerlo; pero que lo haría ara la noche siguiente, con lo cual me quedé conforme. Acabado de cenar, el Sr. Ferrer se acostó un rato y, apenas lo hubo hecho, Polo aparejó el caballo y, cogiendo dos pollos, se la tiró a Cinctorres con Carbó y algún otro; la partida y la dirección se la encargó al Desorellat; y al asistente de Ferrer le encargó no dijese nada a su amo, que ya dejaba encargado quien debía dirigir la gente.>> (pàg.103)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


Bordàs, fins feia poc, Secretari de Forcall, critica les maneres de fer de l'Ajuntament:

<<Mírese el embargo trabado contra Pedro Querol sobre débitos al Pósito, y que, sin embargo, que éste les presentó bienes propios para hacerlo, cuales eran dos mulos, 16 o 20 cerdos y sobre 150 cántaros de vino, no quisieron embargar sino el ganado de Joaquín Ulldemolins, que a las malas y por la fuerza querían le saliera fianza. Pues, si se atiende al embargo de las capas de Juan Omedes alias 'el Fluix', por no haber querido pagar las multas que injustamente se le impusieron por cruzar con su ganado por el camino y paso real, que tienen entrada en el Llano Grellera, de Francisco Guarch Ferrer, y cruzando por la masía de este nombre y Dehesa, tiene salida a Morella la Vella, se observará no menor injusticia. Pero el paso cruza por medio las Dehesas de los Palos y otros de su talla y, como en el espediente general, instruido por el gobierno de la provincia, y mandado instruir por éste en virtud de orden superior, a instancia de la Junta general de ganadería, ya había ocultado este camino como otro, de la misma clase, en el que eran peritos y testigos todos los interesados, les convenía insistir en la negativa de tal paso, que al fin hubo a pesar de sus esfuerzos. El gobierno de la provincia estimó improcedentes las multas y que se alcanzase el embargo; pero el alcalde, Pedro Palos, que lo era también en el caso anterior, no lo hizo hasta las once de la noche del último día de Diciembre del año que esto ocurrió y que, al día siguiente, cesaba en la alcaldía. Desde el abril anterior que estaba alzado el embargo. ¡Qué escándalo! [...] Los Palos eran gobernadores y jueces y éste era el interés tan grande y manifiesto que tenían en que triumfase en todas las elecciones el candidato Polo de Villarreal.>> (pàg.97)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


 

www.portell.tk  -  portellweb@yahoo.es

Recopilació bibliogràfica i transcripcions de Jacint Cerdà